Según Otto Bula, la exministra de Transporte Cecilia Álvarez movió sus fichas para que Odebrecht pudiera quedarse con carretera Ocaña-Gamarra.

Desde el momento en que fue capturado a comienzos de año, Otto Bula ha expresado su voluntad de contarle a la justicia la verdad del entramado de corrupción erigido por Odebrecht, revelando exactamente cómo se movieron las fichas en el gobierno de Juan Manuel Santos para lograr que esa empresa se quedara con el multimillonario contrato para construir la carretera entre Ocaña-Gamarra, obra por la que el Estado pagó la suma de $900 mil millones de pesos.

Bula se enfrenta a una larga condena por distintos delitos, razón por la que busca reducir sus años tras las rejas colaborando efectivamente con la justicia colombiana. Como consecuencia de su testimonio, el poderosos senador Bernardo Ñoño Elías se encuentra tras las rejas por orden de la corte suprema de justicia.

Pero hay un hecho adicional que resulta muy valioso para la justicia: la confesión de Otto Bula respecto del papel que jugó la exministra de Transporte santista, la cuestionada Cecilia Álvarez en el proceso que desembocó en la suscripción del otrosí a favor de Odebrecht.

De acuerdo con su declaración, en la agencia nacional de infraestructura, había funcionarios que se oponían a que la obra fuera adjudicada sin que mediara un proceso licitatorio, particularmente los señores Andrés Figueredo y Daniel Tenjo.

Tenjo y Figueredo se habían convertido en una suerte de palo en la rueda para los planes corruptos de Odebrecht.

Según Otto Bula, el entonces presidente de Odebrecht en Colombia, Eleuberto Martorelli, le hizo saber a la hoy exministra Cecilia Álvarez su inconformismo por la actitud de Tenjo y Figueredo. La solución a la crisis, llegó como por arte de magia.

En efecto, la doctora Álvarez hizo que su viceministro Javier Hernández fuera nombrado como vicepresidente financiero de la ANI, con la misión específica de destrabar la negociación y permitir que Odebrecht recibiera la multimillonaria suma de dinero que demandaba para la construcción de la carretera Ocaña-Gamarra.

Como lo han revelado LOS IRREVERENTES, el doctor Javier Hernández es, de lejos, la persona de mayor confianza de la exministra Álvarez y quien conoce todos sus secretos (Respecto de los vínculos entre Cecilia Álvarez y Javier Hernández, lo invitamos a leer El Tejemaneje del 15 de agosto).

Con esa información, la fiscalía adelantará la diligencia de entrevista que deberá atender Cecilia Álvarez, quien desde que estalló el escándalo se ha dedicado a perseguir a los periodistas que han hecho la denuncia y a afirmar que los sustentados señalamientos en su contra, son manifestaciones de la postverdad, actitud que merece todo el rechazo, por cuanto quienes han ocupado cargos públicos tienen el deber de aclarar de manera inmediata todas las dudas que sobre su gestión tenga la sociedad y, sobre todo, la justicia.

¿Atenderá la doctora Álvarez el llamado de la justicia colombiana? No se descarta que la exministra, que actualmente vive en los Estados Unidos, país en el que supuestamente está adelantando algunos estudios, se excuse y solicite una nueva fecha para la diligencia.

Valga recordar que tanto Gina Parody como Cecilia Álvarez fueron oportunamente denunciadas por un grupo de congresistas del Centro Democrático el 26 de enero de este año. Han pasado cerca de 7 meses y hasta ahora ellas son llamadas por la fiscalía. Todo indica que, gracias a las maniobrar non sanctas de su apoderado, el polémico abogado Guillermo Puyana, las exfuncionarias estrella de Santos, a quien él calificó como “impolutas”, intentarán dilatar lo máximo posible la investigación que se adelanta en su contra. Su estrategia consiste en ganar tiempo, buscando que empiece la campaña política y con ello la atención de la opinión pública deje de estar concentrada en el caso Odebrecht.

Lo importante es que el contundente testimonio de Otto Bula, está ahí. Fue ofrecido desde febrero de este año y los investigadores, hasta el momento, han descubierto que lo dicho por él tiene sustento.

No hay nada que induzca a creer que Otto Bula está mintiendo, pues su salvación depende íntegramente de que su colaboración con la justicia sea efectiva, oportuna y, sobre todo, veraz.

@IrreverentesCol

Publicado: agosto 16 de 2017