Cesar Reyes Medina, era reconocido en el humilde barrio de Duitama en el que creció por su talante pendenciero, rencoroso y por las malas amistades con las que se movía. Las gentes de bien de esa población boyacense le temían a ese individuo.

Para muchos fue sorpresivo que ese pandillero llegara a ocupar una de las sillas de la sala de instrucción de la corte suprema de justicia.

Uno de los denunciantes del ‘Cartel de la Toga’ es el representante a la Cámara Edward Rodríguez. A él, como miembro de la comisión de acusaciones, le correspondió el caso de Leonidas Bustos, cabecilla indiscutible de la estructura criminal que operaba en las más altas esferas de la justicia colombiana.

Las evidencias contra Bustos son abundantes. Su papel en el ‘Cartel de la Toga’ fue determinante. Hoy, quien fuera presidente de la corte suprema, se encuentra en condición de fugitivo, escondido en el Canadá país donde está tramitando una solicitud de asilo político.

El proceso contra Bustos ha sido largo y accidentado. El poder de ese delincuente sigue sintiéndose. Hubo que esperar muchos meses para que el senado de la República resolviera si acogía o no la acusación impulsada por el representante investigador Rodríguez.

Hace unas semanas, por fin, el senado realizó dicha votación, con lo que ha quedado despejado el camino para que la corte suprema adelante el juicio contra Bustos.

Es previsible el epílogo de ese juicio. Buena parte de los magistrados de la corte son recomendados, compinches, amigos o socios del prófugo Leonidas Bustos.

Y la maquinaria, aparentemente, ya empezó a moverse. El magistrado Reyes Medina ordenó abrir una investigación contra Edward Rodríguez por su papel en la investigación contra el ‘Cartel de la Toga’. En pocas palabras, Rodríguez pasó de ser denunciante, investigador y acusador a denunciado. Una voltereta semejante a la que hicieron en su momento contra el presidente Uribe quien terminó en el banquillo de los acusados, meses después de haber pedido que se investigaran las acciones corruptas de Iván Cepeda, alias ‘Don Iván’ quien se paseó por decenas de cárceles ofreciendo prebendas y dinero a delincuentes que se atrevieran a mentir en contra del exmandatario colombiano.

La decisión del magistrado Reyes contra el congresista Rodríguez, además de abusiva, es la prueba reina de que aquel togado continúa usando los métodos pandilleros de su juventud. El -Reyes- que tanto le debe a Leonidas Bustos, sin timideces de ninguna naturaleza, se vale de su condición de magistrado para pasarle una cuenta de cobro al congresista que investigó con rigor al entramado del ‘Cartel de la Toga’.

Una maniobra execrable que obliga, una vez más, a denunciar a Reyes Medina quien está en mora de responder muchas preguntas relacionadas con el aumento exponencial de su patrimonio en los últimos 3 años. ¿Ganó una lotería? ¿Recibió una herencia? ¿Encontró una guaca? ¿O ha recibido “obsequios”? El magistrado tiene la palabra.

@IrreverentesCol

Publicado: julio 11 de 2021