Lo que usted, señor Ospina, hizo este año con Cali no tiene perdón de Dios. Una ciudad maravillosa que en sus mejores tiempos fue ejemplo para el país, que por sus características debería considerarse como una potencia en la región, ubicada en un Valle precioso, cercana al mar y con posibilidad de explotar la proximidad con Asia, una ciudad que cuenta con todo para ser una gran potencia; actualmente se encuentra arruinada por usted.

Este 2021 fue el peor año para Cali en toda su historia, y usted no ha sido más que un cómplice en su destrucción. Su impopularidad, pese a que intente disimular lo contrario, resulta grave. Usted es consciente de la posición en que se encuentra frente a la ciudadanía: completamente noqueado; y el único refugio que le queda es entregarle el país a Petro, a la primera líneas y a la minga indígena. 

Esta pésima noción de los ciudadanos no es gratuita, por el contrario, está plenamente justificada por el mediocre desempeño que ha demostrado en su administración. Basta con retomar que el 2021 ha sido el peor año en la historia de Cali, superando incluso la crisis de la pandemia. 

Desde cultura arrebató la icónica estatua de Sebastián de Belalcázar y su lugar, violentando toda la normatividad, alzó un adefesio en Puerto Rellena; un símbolo de la destrucción de nuestra ciudad en marco de un paro asesino y secuestrador. Sin mencionar que promovió que pintaran grafitis por toda la ciudad que en realidad son unos mamarrachos alusivos a la destrucción moral de nuestras instituciones. 

En cuanto a seguridad, usted es tan inepto que celebra que por dos días no hubo homicidios en Cali, pero se olvida que esta ciudad vivió los dos meses con mayor número de homicidios de la última década. Cifra que seguramente superará con creces las del año anterior en casi un 20%.

Cabe resaltar que, tristemente para los ciudadanos, durante su pasada administración también tuvo cifras récord de homicidios. ¿Es solo ineptitud o usted pacta con criminales? Un cuestionamiento muy válido teniendo en cuenta que ante esta situación crítica de seguridad, usted ha decidido disminuir el presupuesto de seguridad para el 2022.

Con respecto a movilidad, este año 979 buses del MIO han sido vandalizados. Claramente deja entre ver un plan criminal para acabar con el sistema de transporte masivo MIO, plan que no existía en la administración anterior. ¿Por qué en la suya sí? ¿Es usted cómplice?

Como si fuera poco, numerosos semáforos de las principales avenidas continúan destruidos como consecuencia del dichoso ‘paro’, pero usted en vez de repararlos decide adecuar primero las cámaras de fotomultas. ¿Acaso está privilegiando los negocios?

A esto se suman varias estaciones del MIO que hasta la fecha no han sido reparadas, pero sí se han orientado recursos a la iluminación del estadio. ¿Privilegia a los contratistas dejando de lado la movilidad de los caleños? En economía, sí ha habido ciertamente una recuperación económica, pero esto no ha sido por usted, sino a pesar de usted; porque el sector empresarial de la ciudad y del valle es vigoroso. 

Para concluir, solo usted viene a presumir una encuesta de cifras y conceptos, realizada a “líderes de opinión” y no a los ciudadanos que verdaderamente pueden dar fe de su incompetencia. En vano intenta ocultar que usted, Jorge Iván Ospina, es el alcalde más impopular en la historia de Santiago de Cali y que de cada diez caleños ocho lo aborrecen. 

Si se suman las declaraciones de Pete el líder de la minga con la solicitud de Ospina de aislar a quienes se quejen de ellas, es posible hablar de una amenaza en conjunto, donde un sector radical en complicidad con el alcalde pretenden quitarle a Cali su navidad. 

Toca estar muy atentos al 9 de diciembre. Porque el verdadero problema no es la minga, ni la primera línea; el verdadero problema es usted que no hace respetar la ciudad.  Por este 2021 en el que usted destruyó a Cali, no debe ser destituido, debe ir preso.

@jarizabaletaf

Publicado: noviembre 28 de 2021