Alejandro Ordóñez hacia enorgullecer no solo a la derecha sino al pueblo colombiano por los grandes golpes a la corrupción.

Ya estamos a un año de la más grande contienda que da nuestro país las elecciones a la presidencia de la república, donde la alegría no será ver victorioso nuestro candidato sino ver la salida de Juan Manuel Santos el dictador.

Ordóñez como procurador demostró las prácticas que deben tener un funcionario público, un hombre transparente, patriota, trabajador, académico y lo más importante honesto.

Alejandro Ordóñez hacia enorgullecer no solo a la derecha sino al pueblo colombiano por los grandes golpes que le propino a la corrupción, por ejemplo a Samuel Moreno, a Gustavo Petro, o incluso a casos de Farc Política, como lo fue con Piedad Córdoba alias “Teodora”.

Con sus investigaciones busco recobrar la falta de institucionalidad en nuestro estado, con investigaciones al gobierno actual, casos como el del ministro de defensa por el sonado caso de Conejo Guajira, al Ministro de Hacienda Cárdenas por el escándalo de reficar, al Comandante de la Policía Palomino por la comunidad del anillo la cual termino en la dimisión del mismo y el escarnio público al que será sometido por el resto de su vida, el ministro del interior Juan Fernando Cristo, y hasta el Secretario de la Casa de Nariño Luis Guillermo Vélez.

Su actuar fue un claro ejemplo en pro de Colombia y los colombianos como juro hacerlo en su posesión en el gobierno Uribe donde fue electo por una mayoría que sabía la imparcialidad pericia y profesionalismo que actuaba siendo consejero de estado.

Muestras de su vida pública y aún más su salida orquestada por el gobierno dictatorial de Juan Manuel Santos, mal cálculo del gobierno ya que este sin más espera emprendió por todo el territorio haciendo campaña por el NO lo que aseguro el triunfo en las urnas el 2 de octubre, cuanta falta hizo en el ministerio público cuando se desconoció el sentir del pueblo y nos dimos cuenta quien era nuestro procurador.

El exprocurador Ordóñez ese que hoy se posesiona como el único candidato del NO, de la derecha,  de las bases conservadoras, del Centro Democrático de este país inconforme con la clase política actual, ese país que aborrece esas elites, que rechaza ese régimen, como llamaba el líder conservador Álvaro Gómez.

Hoy Alejandro Ordóñez puede decir libremente que su hoja de vida es impecable pero más allá que representa el sentir de los colombianos de bien esos colombianos que lo elegirán como su presidente en el 2018.

@SdrodriguezT

Publicado: abril 15 de 2017