“A lo hecho pecho”, y se acata la decisión. Pero se ha perdido una oportunidad histórica al no haber escogido a la candidata María Fernanda Cabal para representar al partido Centro Democrático en las justas electorales a la presidencia de Colombia del año 2022. Quiero dejar claro mi admiración hacia Oscar Iván Zuluaga (OIZ), hombre bueno, con una gran hoja de vida personal y al servicio de la patria, pero que, dado su carácter afable y su extrema decencia, esa que también marcó el gobierno Duque, no lo convierte en el candidato del momento para la terrible situación de seguridad que vive la patria.

En política y sobre todo en Colombia no se puede ser tan decente en el ejercicio de ella, y si hay que tener cierto arrojo y descaro para lograr los objetivos, no por supuesto al extremo de Juan Manuel Santos (JMS), que sin recato pervirtió la institucionalidad nacional, casi que, borrando 200 años de vida republicana, que el bueno del presidente Duque ha ido recuperando.

Es el momento de un candidato templado y brioso, como la Cabal, que no tiene pelos en la lengua para decir las cosas, como lo hizo el presidente Álvaro Uribe en el año 2000, que lo llevó al solio de Bolívar y salió de este después de 8 años con una aceptación popular del 80%. Hoy, contado a su favor la doctora Cabal, con el uso de las redes de comunicación que en los tiempos de Uribe no existían y que son de absoluta certeza. La Cabal es en el 2021 como lo fue Uribe en el 2000, porque increíblemente todavía estamos en el atolladero de la violencia, hoy urbana, y el narcotráfico en su esplendor y mejor momento, producto del Acuerdo de La Habana.

JMS recibió 42 mil hectáreas de coca y entrega 300 mil, 550 toneladas de producción de cocaína y entrega 1400 de estas. Recibió una docena de grupos delincuenciales y entrega más de 1200 bandas de forajidos. Alguien dijo con pesar que es inaudito que estemos todavía celebrando con alborozo cuando capturan a un capo de la mafia con si estuviéramos en el 2000.

Por eso la Cabal debió ser la elegida por su discurso franco, lógico y coherente, muy para el momento, porque no hemos salido de año 2010, donde nos estancamos. La Cabal con la convicción de lo que se promete en campaña se cumple. De hecho, las encuestas, ese si libre de cualquier estrategia la señalaban como la indicada, porque el discurso de Uribe Vélez está más vigente que nunca, a pesar de la persecución.

Tuvieron sus enemigos que trascender a la esfera de lo judicial, porque no hay quien le gane en votos, que hoy aun los tiene cautivos a pesar de la mala reputación que le han creado. Pero como dijo la candidata, en una muestra de su personalidad coherente, que acepta la decisión, la acata con honor, y nos invita a apoyar la candidatura de OIZ y mi voto será por él, a sabiendas que tiene que pedir cupo (cuanta falta de respeto) en una coalición.

@GabrielTorices

Publicado: noviembre 25 de 2021