Ahora si empezó a calentarse el calendario electoral, lo que se siente hoy día en el ambiente colombiano es un clima netamente político, lo cual no traduce que la ciudadanía este a gusto con la actual coyuntura política, sino todo lo contrario hay un gran desencanto y una necesidad de cambio con urgencia.

Producto entonces del escenario electoral, como es costumbre, se empiezan a adelantar encuestas que permiten  ver una foto del momento, un resultado de lo que esta sintiendo el pueblo respecto a distintos temas del país, y es por ello que candidatos como Sergio Fajardo y Gustavo Petro están punteando en dichas encuestas. Esto no es precisamente porque los colombianos crean que son los mejores, sino porque ven en ellos una oportunidad distinta, ven en candidatos como los dos anteriores la posibilidad de dar un giro del timonel hacia otro destino, justo como pensaron en Venezuela en 1999 eligiendo la propuesta del Socialismo del Siglo XXI, en un momento de desesperación y descredito institucional.

Y no es para menos que Petro suba día a día y Fajardo se mantiene arriba, pues el desmoronamiento que ha tenido lo público en Colombia en los últimos 8 años producen este “clamor ciudadano”, clamor en mi concepto riesgoso, y lo digo no porque no comparta la ideología de los doctores Fajardo y Petro, lo digo porque la experiencia demuestra que cuando una situación muy similar sucedió en Venezuela, 20 años después trajo las consecuencias que hoy todos conocemos en el vecino país.

Entiendo a muchos amigos, algunos de ellos especialistas en el tema electoral, cuando dicen “tranquilos, las encuestas se equivocaron diciendo que Zuluaga no pasaba a la segunda vuelta, las encuestas también se equivocaron cuando dijeron que el SÍ ganaba arrolladoramente sobre el NO, en proporciones del 80% contra el 20% respectivamente”, además escuchaba yo días anteriores a una persona diciendo :“a mi las encuestas no me preocupan, en Bucaramanga, Rodolfo Hernández quedaba de último en todas las encuestas y resulto siendo el Alcalde”, ojalá tengan razón.

No sería responsable ver las encuestas y naturalmente su resultado como cosa menor, eso da un mensaje, un mensaje político y un mensaje social. Político porque es un cambio dentro de la lógica electoral en Colombia que poco se había visto anteriormente y Social porque es la forma ciudadana de hacer un llamado de atención. Por ello, los meses que vienen son fundamentales para redireccionar esos resultados, por supuesto que la mejor encuesta es la del 11 de marzo eligiendo congresistas que sean un dique de contención para los retos que tiene la democracia colombiana en el próximo cuatrienio.

Ojo con las encuestas, esa es mi recomendación.

P.D. 1. También el 11 de marzo se va a dar la consulta interpartidista de los voceros del NO, ese día debemos elegir al mejor candidato a la Presidencia de la República, entre Alejandro Ordóñez, Iván Duque y Marta Lucia Ramírez, para así repuntar en las encuestas, ganar la Presidencia  y trabajar sin descanso por Colombia.

2. Petro subió varios puntos luego de ser DDDD de la sanción puesta por la Contraloría, lo que le ha permitido hacer una campaña sin presión y con mayor vehemencia. Fajardo siendo quien puntea en la mayoría de las encuestas ha venido perdiendo algunos puntos dentro de las mismas, y mucha atención De La Calle va creciendo.

@NicoUCD

Publicado: febrero 10 de 2018