Este, el gobierno de Juan Manuel Santos (JMS) se ha caracterizado por ser el gobierno del truco y la trampa, cuyo comportamiento tal vez le viene de su propensión patológica de mentir al jugar el póker. El juego de póker en si no es malo, al fin a cabo es solo un juego, lo malo es gobernar un país como si estuviera jugándolo.

Todo ha sido una trampa desde su inicio. Nunca gobierno alguno había generado tanta desconfianza.  Ese es el pan de cada día. Empezando porque JMS se mostró como otro que no era él para llegar a la presidencia.

Nunca juego alguno daño el cerebro de una persona como lo ha hecho el póker con este pobre sujeto, hasta convertirlo el epitome de la degeneración de un país. Pero más pobres los colombianos de tener un gobernante de ese talante. La historia está llena de gobernantes enfermos. JMS le puso precio a todo, demostró que las instituciones se pueden comprar como con las monedas que Judas uso para vender a Cristo. Los poderes públicos sucumbieron ante los encanto$ de su trampa.

Se podría decir que JMS se ha salido con la suya, ha hecho cuanto le ha dado la gana, todo montado con base en el truco y la trampa, hay que anotar en la historia de la patria que este ha sido el gobierno de la Trampacracia o la Trucocracia.

La trampa se ha convertido en el diario vivir. Es legendario el historial de sus eventos, uno detrás de otro; empezando por la campaña donde prometió firmar en piedra de mármol que no subiría los impuestos. Cuando se hizo presidente con los votos del doctor Álvaro Uribe Vélez, al día siguiente de su posesión se hizo el mejor amigo de Chávez, cuando creíamos, con toda razón que lo detestaba. Empezó conversaciones secretas con los terroristas de la Farc y lo desmentía. Les otorgo impunidad y curules en el congreso y cuando le preguntaban si lo haría, lo negaba. En su reelección, como estaba perdido invento lo del hacker del tristemente célebre Sepúlveda. Después trajo a la corrupta y maestra de la trampa electoral para que lo asesora, la venezolana Tibisay Lucena. El truco es su manera de vivir, y como no va a dar su brazo a torcer porque su única disciplina cierta y profesión es la trampa,  hay que estar muy atentos a las elecciones, sobre todo en las presidenciales, porque la historia reciente demostró que Oscar Iván Zuluaga le gano en franca lid las elecciones de 2014, pero como sentenciaba Stalin, el que cuenta los votos es el que gana y JMS sabe perfectamente cómo hacerlo.

 

@rodrigueztorice

Publicado: marzo 8 de 2018