Habla muy bien de la administración de Peñalosa, que hombres tan ineficientes como Petro y Morris estén desesperados por tumbarlo.

La cadena de cuentas falsas que logran generar una percepción de imagen negativa respecto a una administración como la de Enrique Peñalosa, son fáciles de rastrear, no es complicado sacar la relación.

Durante la administración de Petro, casi todos sus funcionarios y contratistas, tenían redes sociales que con el paso del tiempo, y de personajes cercanos a estos como Carlos Escobar, el otro hacker del que se habló bastante pero curiosamente nadie volvió a mencionar, comenzaron a vender seguidores para hacer crecer sus cuentas. De un momento a otro, aumentaban de 10.000, 20.000, 30.000 y hasta 50.000 seguidores. Estos movimientos se realizan en la madrugada cuando Twitter no tiene tanto trafico.

No solo ofrecía paquetes de seguidores falsos, también cuantas falsas que eran verdaderos ejércitos para manipular la opinión o percepción de la ciudadanía. Así lo hicieron en varias ocasiones funcionarios que eran reales, mezclados con el ejercito de cuentas simuladas. Contaban con el tiempo suficiente en esa administración, porque como todos los líderes y seguidores de la izquierda en este país, de trabajar, poco, de hablar y sacar discursos, hacerse las víctimas, crear montajes, y mover masas, son verdaderos expertos.

Hoy en día el patrón se mantiene debido a que cuentan con más tiempo y están más desesperados porque ya no tienen contratos y su objetivo es hundir a Peñalosa para recuperar esa torta llamada Bogotá que hizo a hombres que no tenían dinero, pasar de vivir en un modesto apartamento a lujosos apartamentos de más de 3.000 millones de pesos, como es el caso de Hollman Morris, ahora concejal Progresista, que vive en función de atacar a Peñalosa TODOS LOS DIAS.

Que a Hollman Morris no le hubiera importado que en la ciudad de Bogotá, donde es concejal, hubieran cometido un crimen atroz contra una niña de 7 años, pues no es motivo para señalarlo, pero que un Concejal de esa ciudad, hubiera empleado más su fijación para manipular la opinión en contra del alcalde, que realizar un fuerte pronunciamiento de repudio por ese acto, es preocupante. Y se puede ver en el perfil de su Twitter los días 5, 6 y 7 de diciembre en donde realizó 203 trinos en contra de la administración de Enrique Peñalosa y solo 2 tímidos pronunciamientos, como por cumplir, respecto a la masacre a la que fue sometida la niña Yuliana.

Por sus redes internas, comunican al comandante de este ejercito y antiguos funcionarios, los lugares donde se realizan encuestas en redes para que entren en cadena a participar, ya sabrán el resultado…

Si yo fuera Peñalosa, estaría relajada, su función no es buscar ejércitos de seguidores y cuentas falsas para defenderse ni mostrar que en la mayoría de sus acciones, hace las cosas bien. Habla muy bien de su administración, que hombres tan ineficientes como Petro y Morris estén desesperados por tumbarlo y da verdadera risa que Petro crea que es el segundo en las encuestas cuando manda a sus parásitos a votar por él, lo absurdo es que tiene el ego tan grande, que seguro se come el cuento.

Adelante alcalde, usted muestre resultados que para globos y babas, ya tuvimos La Bogotá Humana.

PD. Por estos días me pasaron una fotografía donde aparecía Martín Santos al lado de una mujer y un hombre. Pregunté quienes eran los acompañantes y sí el otro señor de la fotografía era Rafael Uribe, el asesino. Manifestó que era una bajeza la pregunta y me quedó claro que el acompañante no era el asesino, violador de Yuliana pero la mujer que estaba en medio de los dos, sí era la hija de un reconocido narcotraficante perteneciente a un grupo llamado los 12 del Patíbulo y según lo publicó Revista Semana: uno de los narcos más buscados del mundo. Conocido con el alias de Juanito, Juan de Jesús Gil era el estratega de las rutas aéreas que salen de Colombia a México, Bahamas y Usa usando diferentes conexiones con varios países de América Latina. Era antiguamente un piloto de Pablo Escobar.

Obviamente Martín eso no lo contó pero aunque cueste trabajo creer, sí salieron en masa las cuentas falsas también de la Casa de Nariño para atacar mi pregunta. Menos mal no trabajo con el establecimiento, seguramente ya le hubieran mandado a mi jefe, una cajita de almendras como la que le deben estar enviando a las directivas de RCN por la pregunta valida que realizó Karla Arcila al presidente Juan Manuel Santos en Oslo cuando le entregaron el Nobel de paz y a su vez, todos supimos que Juan Manuel, le entregó el derecho de explotación en el Caribe Colombiano a la mayor compañía petrolera Noruega.  Y de nuevo, la danza del silencio, los rulos y el micrófono, como tanto le gusta a este país que es cómplice de todo lo que ocurre.

¿Hasta cuándo Colombia?

@leszlikalli