No son pocas las acusaciones por hechos de corrupción contra el excomandante de las Fuerzas Militares, general Alberto José Mejía, a quien múltiples personas al interior del Ejército señalan de haber recibido coimas, particularmente por contratos realizados en la Aviación del Ejército.

Tal es el temor que sienten los testigos en contra del general Mejía, que éstos se han visto obligados a presentar denuncias ante distintos organismos de control y la fiscalía general de la nación, de manera anónima.

A mediados del pasado mes de marzo, a la fiscalía general y a la contraloría general de la República llegó una extensa y documentada denuncia en contra de tres generales del ejército: Alberto José Mejía; el excomandante de la aviación y asalto aéreo, general Emiro Barrios y el general Juan Vicente Trujillo. 

En el documento, los denunciantes dicen: “Con el interés que nos asiste, un grupo de ciudadanos queremos informar a los entes de control, las irregularidadesde las que nos hemos enterado, y con las cuales se pueden configurar infracciones de índole disciplinario, administrativo y penal, las cuales fueron cometidas por algunos señores oficiales del Ejército Nacional”.

Generales Mejía, Barrios y Trujillo.

Los denunciantes contra los generales Mejía, Barrios y Trujillo, aseguran que en la División de Aviación y Asalto Aéreo se han adelantado procedimientos contractuales corruptos. Así mismo, aseveranque se ha perdido equipos muy costosos y se ha incurrido en “la compra de repuestos no necesarios o repuestos que se encuentran en stock desde hace varios años, así como as bajas de material nuevo para luego un año después (sic) justificar nuevamente su compra y como si esto fuera poco, elaboran oficios a los Señores comandantes de Batallón por parte de los inspectores bajo su mando, indicando que los repuestos dados de baja no pertenecen a las aeronaves (sic) haciendo incurrir al Ejército en la compra de materiales que SABEN DE SOBRA que no van a servir y son innecesarios, incurriendo con esto a agrandar el detrimento patrimonial del Estado en cabeza del Ejército”.

En criterio de los denunciantes, el detrimento patrimonial aproximado es de $20 mil millones de pesos, una cifra astronómica que obliga a atender con seriedad los hechos puestos en conocimiento de la justicia.  

En el cuerpo de la denuncia que hasta el momento no ha tenido consecuencia alguna, se exponen detalles técnicos que confirmarían el festival de corrupción que se está experimentando en la Aviación del Ejército Nacional. Las personas que están detrás de la misma, le aseguraron a las autoridades que “nuestro único interés y afán es que se haga justicia como debe ser y que quienes afectaron tan gravemente el erario público (sic), sean obligados a devolver esos dineros y así mismo sean tomadas las respectivas medidas correctivas, todo lo que hoy ponemos en su conocimiento puede ser corroborado y demostrado con los procedimientos y que lo que hoy informamos no son comentarios maliciosos e infundados y los mismos obedecen a la realidad”.

Denuncia contra los generales Mejía, Barrios y Trujillo

Para nadie es un secreto el temor que el nombre del general Mejía despierta en el seno de las Fuerzas Militares. No son pocos los oficiales y suboficiales que sienten pánico por los alcances de quien fuera el “hombre fuerte” en el régimen corrupto de Juan Manuel Santos. 

Por tal motivo, los denunciantes prefirieron mantenerse en el anonimato: “No hacemos públicos nuestros nombres, por el temor físico a las represalias de las cuales podamos ser objeto estos oficiales al verse descubiertos con su ilegal proceder”.

Para el bien de nuestras Fuerzas Militares, las autoridades deben investigar la denuncia que deja muy mal parados a los generales Mejía, Emiro Barrios y Trujillo. Esos tres altos oficiales, que fueron unos favorecidos durante el cuestionado gobierno de Juan Manuel Santos, tienen que poner la cara y contestar los cuestionamientos que se les están haciendo. 

@IrreverentesCol

Publicado: julio 15 de 2019