No creo que Colombia haya estado en una situación de riesgo mas grande durante toda su vida republicana, lo que está sucediendo es más grave que cualquier otro suceso de violencia e insurrección del pasado porque en esta oportunidad pareciera que nos agarraron dormidos o anestesiados.

Muchos no se han dado cuenta que el guion de esta película está escrito desde hace mucho tiempo por fuera del país y que nos están manipulando como marionetas y que somos solamente extras de la película, como siempre si este guion es un éxito, los aplausos se los llevan los actores principales.

El guion está compuesto por diferentes capítulos que pueden irse viendo al mismo tiempo o por partes, pero todos llegan al mismo sitio, llevar a Colombia a convertirse en un estado fallido para que las fuerzas progresistas y de izquierda se lo tomen y puedan ahí si manipular a la población con el hambre y las necesidades.

El capítulo económico es el encargado de minar la confianza en las empresas y en el libre mercado, para lograr esto buscan que cada vez sea mas difícil ser eficiente, convertir a los empresarios en enemigos del pueblo, aumentar las cargas laborales e impuestos y menospreciar el emprendimiento privado, esta pandemia les cayó como anillo al dedo, nada mas en Bogotá por cuenta de la cuarentena y el aislamiento exagerado quebraron más de 35,000 negocios.

El capítulo de la protesta social trabaja al tiempo con el económico y es el encargado de mantener a los sindicatos, los educadores y a los jóvenes en la calle, en pie de lucha, muchas veces sin motivo aparente a desestabilizar todo, estas protestas generalmente terminan en actos violentos donde retan a las fuerzas del orden a cometer errores que se convierten en detonantes de más protestas.

El capítulo jurídico donde la función principal es empapelar y perseguir a sus antagonistas para disminuir o acabarles su campo de acción; minar su popularidad y si es el caso terminarles su vida pública, para eso llevan infiltrando la justicia hace mucho tiempo.

El capítulo de las minorías donde manipulan a grupos minoritarios a apoyarlos en sus luchas convenciéndolos que luchan por sus derechos cuando en realidad son solo una parte más del entramado, gran parte de los grupos indígenas vienen siendo utilizados en narcotráfico y protestas.

El capítulo de la paz y el perdón donde buscan impunidad a todos los que se unan a su guión pero atacan con ferocidad a sus contradictores, terminan dejando sin castigo actos de masacres, violaciones a menores, narcotráfico etc., todo sea por la causa, acuérdense, el fin justifica los medios.

Lo más complicado es qué como en Hollywood esta producción tiene cantidades enormes de recursos económicos que llegan de diferentes maneras, lícitas e ilícitas, a través de fundaciones y organizaciones internacionales que propenden por estos cambios y ayudas de grandes titiriteros como George Soros.

Algunos dirán que tengo delirio de persecución y que veo enemigos en todas partes, yo simplemente les recomiendo que miren objetivamente los últimos acontecimientos y  saquen  sus propias conclusiones.

@SANTAMARIAURIBE

Publicado: septiembre 28 de 2020