¿Acaso alguien puede sorprenderse porque la traficante de secuestrados y socia del testaferro de Maduro, Piedad Córdoba siga cometiendo delitos? Petro la incluyó en su grupo político sabiendo la calidad de esa mujer, conociendo a plenitud su infinita capacidad delictiva, su voracidad y su facilidad para establecer relaciones con el terrorismo, el narcotráfico y el crimen transnacional.

Puede leer Piedad Córdoba, un peligro para la sociedad

Ha trascendido que la ahora senadora electa por la banda denominada ‘Pacto Histórico’ estuvo en la cárcel -pareciera que el petrismo se hubiera concentrado exclusivamente en hacer campaña en los predios del INPEC- negociando con mafiosos extraditables. Según se ha revelado, la Córdoba ofreció beneficios como no extradición a cambio de que los narcos apoyaran con dinero la campaña petrista.

Ahora, no podrá decirse que también fue un entrampamiento o que la reunión de ‘Teodora’ se llevó a cabo a “espaldas” del candidato Petro. Cada vez son más contundentes las evidencias que confirman que Petro, Piedad Córdoba, Benedetti, Roy y demás, no tienen una campaña política sino un concierto para delinquir. 

Para mayor desgracia del petrismo, la DEA -agencia antinarcóticos norteamericana- ha elaborado un informe detalladísimo que contiene detalles de los ofrecimientos que alcanzó a hacer la senadora electa, hecho que enreda aún más su situación ante la justicia de los Estados Unidos que la tiene desde hace bastante tiempo en la mira por cuenta de sus negocios corruptos con el testaferro de la satrapía venezolana Alex Saab, hoy encarcelado en una prisión de máxima seguridad en la ciudad de Miami. 

Petro se enteró de que la reunión de Córdoba se haría pública, razón por la que habilidosamente marcó distancia de su senadora, esa misma que él defiende y que públicamente dijo que fue incluida por decisión suya en la lista del ‘Pacto Histórico’.

Los días de libertad de Córdoba están contados. La justicia colombiana y norteamericana le están respirando en la nuca y ella, que es una criminal nata, continúa pisoteando las leyes porque cree que la izquierda, el terrorismo y el narcotráfico seguirán cuidándole la espalda. 

El gran interrogante es si ella continuará en Colombia o si se irá para Venezuela para hacerle el quite a la inminente orden de captura que se emitirá en su contra.

@IrreverentesCol

Publicado: abril 20 de 2022