Promotores del  “SÍ” en el plebiscito se acordaron muy tarde de los menores reclutados por los terroristas de las Farc. Básicamente porque nunca fueron una prioridad para ellos.

Diversos reportes dan fe de cerca de 3000 menores reclutados por las Farc. Durante las negociaciones entre Farc y gobierno, este fue un tema que pasó prácticamente desapercibido y todo aquel que levantó la voz en contra de este flagelo fue tachado como “enemigo de la paz”.

No se puede entender como aquellos que marcharon por la pronta implementación de los acuerdos, no tienen la misma voluntad para exigir de una vez por todas la libertad de tantos menores a los que las Farc les acabaron la vida. Igualmente, resulta bastante preocupante ver como los grupos farianos disidentes– de acuerdo con diversos reportes – siguen con la misma práctica abominable de reclutar a menores, bajo la complacencia de varios sectores.

Nunca habrá paz en un país donde los niños no son una prioridad.  La polarización  Colombia es gigantesca, pero es necesario que todos los colombianos exijamos de una vez por todas la liberación de los menores, sin distingo de ideología o partido político.

Cada día se deja en evidencia como las denuncias de los miembros del uribismo se fueron convirtiendo en una realidad. Es lamentable escuchar a los propios negociadores del gobierno pidiéndole a las Farc que “no hagan conejo”.

De las elecciones del 2018 depende el futuro de nuestro país. ¡Debemos llegar unidos!

ENTRETANTO: Colombia le debe un agradecimiento enorme senador Marco Rubio. Si no fuera por la presión del senador de la Florida, es muy probable que el terrorista Simón Trinidad hubiera quedado libre.  Rubio siempre se ha destacado por ser un aliado de Colombia y un enemigo acérrimo de los terroristas.

Ojalá Colombia tuviera congresistas del talante de Marco Rubio.

@josecuellob

Publicado: febrero 2 de 2017