Análisis de Camilo Rubiano Becerra

En mis recorridos por el departamento de Cundinamarca, es constante la preocupación de los ciudadanos por el futuro del país. La problemática en materia económica, en materia de seguridad y en materia de oportunidades para tener empleos formales, es algo que me vienen señalando con bastante preocupación los cundinamarqueses.

Estás situaciones, son el reflejo de lo que hoy está pasando en nuestro país. La semana qué pasó, el DANE reveló las cifras de crecimiento del año 2017. Como era de esperar el país cerró con un PIB del 1.8%, provocado por unos pobres resultados en sectores claves para la economía, como el comercio, la industria, la construcción y la minería. Sus resultados fueron 0.9%, -1.0%, -0.7% y -3.6%  respectivamente. Este mediocre y preocupante crecimiento no se daba desde la última crisis económica mundial, en el año 2007. Este resultado nos pone por debajo del promedio regional y muy cerca de países como Ecuador que cerraron en 1.4% recuperándose de un decrecimiento el año anterior.

Esta situación, en gran medida se debe a la asfixia tributaria que vive el sector productivo y que también fue trasladado al consumidoren la reciente reforma tributaria, donde se aumentó el IVA del 16 al 19%.

Uno de los resultados más delicados de esta situación, es el desempleo. El mismo DANE nos informó, que el desempleo el año pasado creció y se ubicó en 9.4% y el desempleo juvenil quedó muy cerca al 20%. Esta falta de oportunidades para los jóvenes, le está facilitando el trabajo a los delincuentes, ya que están atrapando a estos jóvenes en él vicio y el pandillismo.

En Cundinamarca esta denuncia es constante. En municipios como Fomeque y Ubaque la preocupación sobre la drogadicción y el microtráfico es reiterada. En Chocontá y Ubaté es igual, donde también se denunica el aumento en los hurtos y el abigeato en las fincas ganaderas.

Ante este preocupante panorama, el país necesita un cambio ya. Las elecciones que se van a dar en aproximadamente 20 días, son el primer paso para buscarle unas salidas a esta situación.

Por ejemplo, debemos dinamizar la economía del país y eso se debe hacer con una baja en los impuestos, tanto para el sector productivo como para los consumidores, de esta forma se promoverían mayores posibilidades de empleos formales y mejores pagados. Y al mismo tiempo, existiría un mayor gasto por parte de los consumidores. Pero algo muy importante que se le debe pedir a los empresarios, es la contratación de jóvenes con el fin de que tengan alternativas para que no caigan en la delincuencia y la drogadicción. De esta forma, atacaríamos una de las causales del problema de inseguridad que atraviesa hoy el país.

Pero para esto, debemos unirnos como colombianos y elegir ciudadanos preparados y comprometidos con el país, tenemos la oportunidad de renovar la política, tenemos la oportunidad de derrotar a los corruptos. No caigamos en la abstención o el voto en blanco, estás son las mejores amigas de la corrupción y la politiquería.

Colombia necesita un cambio y tú voto es necesario para eso. Tomemos partido y no dejemos el país en mano de  los malos.

@camilorubianobe

Publicado: febrero 19 de 2018