Las muchas versiones dadas por el excandidato presidencial y ahora senador Gustavo Petro sobre el video donde aparece recibiendo fajos de billetes, no sólo ha terminado de minar su “credibilidad” como el paladín anticorrupción y dueño de la moral, sino que las versiones dadas por él, sus escuderos y el silencio cómplice de sus promotores (Claudia López y Antonio Navarro Wolff) hasta ahora deja más dudas que respuestas.

El personaje que comparte escena con el excandidato presidencial Gustavo Petro en esta valiosa pieza cinematográfica, que revela una faceta desconocida del jefe de la oposición (su voracidad por los “prestamos en efectivo”), es el contratista Juan Carlos Montes (ex M-19). Montes según audios que publicó el periódico El Tiempo, no sólo fue funcionario de la Unidad de la Malla Vial (subdirector técnico de la Unidad de Mantenimiento Vial), entidad del Distrito Capital que una vez finalizada la gestión de la Bogotá Humana, se destapó un escándalo de corrupción por el contrato de la máquina tapahuecos que le generó pérdidas al distrito por 11.800 millones y que hoy tiene tras las rejas a la jefe de unidad, sino que se demuestra que Montes tenía conocimiento de actividades ilegales al interior de la Unidad de Mantenimiento de la Malla Vial.

En dicho audio se escucha la siguiente conversación “¿Qué es lo que hay en realidad? Una empresa que está constituida este año, con un capital, unas acciones que valen cinco millones de pesos, y le vamos a dar un contrato directo de 10.000 millones de pesos. Esto es una vaina kamikaze”. Dicha grabación, no sólo muestra el conocimiento de Montes sobre el acto de corrupción que estaba a punto de materializarse, sino que profundiza el manto de duda sobre el origen de los recursos que fueron entregados al actual senador. 

Pero lo curioso del caso, no es el hecho que Petro aparezca en un video recibiendo lo que parece ser una coima, dado que sobre él y su administración existen mil y un investigaciones (incluso condenas) por hechos de corrupción.  Lo curioso del caso es que, Petro es un personaje al que parece que Colombia todo se lo perdona, se le juzga con otro racero, porque él se muestra como una víctima del sistema, al que las autoridades y la justicia buscan sacar de la arena política.

El video y las dudas que este genera, no son persecución política. Hay un hecho, y Petro tiene que aclararles a los colombianos el origen de ese dinero y si él no lo hace, será la justicia quien deberá determinar si esos fajos provenían del narcotráfico, eran soborno o el pago de una coima, un préstamo ya no fue, porque su supuesto acreedor negó la deuda.

Lo cierto es que ver a Petro recibiendo fajos de billetes cuando su lucha contra la corrupción ha sido incendiaria, es como ver a Maduro hablando de democracia. Los colombianos esperamos respuestas, y esperamos que, si Petro no lo hace pronto, la justicia si lo haga.

@SamuelHoyosM

Publicado: diciembre 7 de 2018