El jefe del narcotráfico de las Farc, alias Jesús Sántrich murió en medio de un combate entre delincuentes en territorio venezolano, donde se encontraba bajo el cuidado de la dictadura mafiosa liderada por Nicolás Maduro.

Sántrich y su socio de fechorías Iván Márquez, que fueron los que negociaron directamente con los delegados de Santos el acuerdo de La Habana, eran los grandes capos de las Farc, hoy llamados ‘Comunes’, banda que continúa siendo catalogada como terrorista por el gobierno de los Estados Unidos.

Como es sabido, Sántrich se fugó gracias al apoyo que recibió de 3 magistrados de la JEP y de la sala penal de la corte suprema de justicia, tribunales con un insoslayable compromiso con las Farc, el narcotráfico y el terrorismo internacional.

Desde Venezuela, Sántrich lideró inmensas operaciones de tráfico de estupefacientes y acciones de terrorismo. De acuerdo con informes de inteligencia recientemente revelados, las Farc están participando activamente en los zafarranchos, saqueos, incendios y atentados criminales que se han registrado durante el paro que lidera el cabecilla de la estructura denominada ‘Colombia Humana’, Gustavo Petro.

Era, para usar un término propio de las organizaciones y agencias de seguridad, un objetivo de alto valor. Sántrich se constituyó en un peligro para la seguridad mundial. Su baja es una noticia que tranquiliza. La muerte de ninguna persona puede ser motivo de alegría, pero hoy el planeta es mucho más seguro sin la presencia de ese despiadado jefe del narcotráfico.

Las Farc han perdido a un hombre clave en su estructura. No en vano, ese grupo criminal designó a ese capo para que ocupara una de las 5 curules que Santos les obsequió en la Cámara de Representantes.

Es evidente que la guerrilla que aún comanda el extraditable alias ‘Timochenko’ tenía en Sántrich a una figura clave. En virtud de la desmovilización parcial, las Farc dejaron intactas a sus estructuras dedicadas al narcotráfico y delegaron su administración en Iván Márquez y el abatido Sántrich.

Murió en su ley ese bandido que le hizo un daño inmenso a la sociedad. La muerte en combate era su forzoso destino.

Algún día, seguramente, los colombianos conocerán los verdaderos detalles de la operación que condujo a la muerte de ese capo.

@IrreverentesCol

Publicado: mayo 18 de 2021