La emisora W Radio, reveló un hecho que confirma que Eduardo Montealegre y Jorge Fernando Perdomo Torres establecieron una empresa criminal en la fiscalía general de la nación, con el propósito de fabricar pruebas para incriminar al presidente Uribe y a su hermano Santiago.

La exfiscal Hilda Niño, suscribió un acuerdo de colaboración con la justicia, y en cumplimiento del mismo, reveló los nombres de los funcionarios de la fiscalía que, por instrucciones de Montealegre y Perdomo, se concentraron construir pruebas falsas para enlodar a los hermanos Uribe Vélez, vinculándolos con grupos paramilitares. 

La doctora Hilda Niño entregó los nombres de 10 funcionarios de la fiscalía que hicieron parte de ese complot: José Obdulio Ortega, Jairo Alonso Mesa, Carlos Fidel Villamil, José Áxel de la Pava, Luz Helena Morales, Lester María González, Eduardo Castellanos, José Gilberto Martínez, Libardo Moral y la muy cuestionada exdirectora de la unidad de extinción de dominio, Andrea Malagón, mujer que trabajaba en llave con el exdirector del CTI, el perseguidor del uribismo, Danny Julián Quintana. 

En octubre del año pasado, LOS IRREVERENTESrevelaron detalles de las persecuciones ilegales que orquestó y ejecutó Danny Quintana contra el presidente Uribe, en concreto una que tuvo lugar en la ciudad de Medellín.

Los hechos ocurrieron cuando el presidente Uribe estaba concentrado en averiguar los detalles del montaje que la corte suprema -dirigido por el ahora exmagistrado Barceló- estaba adelantando en su contra.

En su momento, este portal pudo confirmar que Danny Quintana envió a la ciudad de Medellín a un grupo de 5 agentes del CTI, liderados por el funcionario John Freddy Arenas Torres. El grupo desplegado, que operó sin orden judicial, siguió y grabó todos los movimientos y reuniones del presidente Uribe.

Toda la información recabada, le fue remitida a Quintana quien, a su vez, la pasó a la corte suprema de Justicia. 

El vínculo entre Andrea Malagón y Quintana

Una de las líneas de investigación que está siguiendo la fiscalía tiene que ver con el vínculo entre Danny Julián Quintana Torres y la exfiscal Andrea Malagón. De acuerdo con una persona que hace parte del grupo que está adelantando las pesquisas, se busca determinar los detalles relacionados con procesos que adelantó Quintana como abogado particular, ante la unidad de extinción de dominio, cuando ésta se encontraba bajo la dirección de la Malagón. Por ese motivo, el exdirector del CTI está vinculado formalmente a una investigación penal.

“Podemos estar ante un capítulo del cartel de la toga, pero a nivel fiscalía”, le aseveró la funcionaria a LOS IRREVERENTES.

Andrea Malagón y Danny Julián Quintana

Un hecho que ha despertado indignación en el seno del uribismo es que el polémico Representante a la Cámara, Edward David Rodríguez Rodríguez tenga al perseguidor Quintana en su nómina de asesores. 

Rodríguez, sobre quien el comité de ética del Centro Democrático recomendó no avalar en las pasadas elecciones de 2018 -sugernecia que no fue acogida por la directora del partido, Nubia Stella Martínez-, ha estado envuelto en múltiples controversias por cuenta de su oscuro proceder. 

Queda comprobado que entre 2012 y 2016, Montealegre y Perdomo, que fungieron como perros de caza al servicio del gobierno corrupto de Juan Manuel Santos, convirtieron a la fiscalía general en una policía política contra el Centro Democrático. 

El cuestionado congresista, Edward David Rodríguez Rodríguez

Una persona del más alto nivel en el CD, que pidió mantener su nombre bajo reserva, se refirió a este caso, diciéndole a LOS IRREVERENTESque “la fiscalía de Montealegre fue un instrumento de persecución política del gobierno de Santos. Frente a todos los integrantes de esta organización criminal, debería tenerse todo el cuidado y reserva”.

@IrreverentesCol

Publicado: julio 17 de 2019