Lo ideal sería que la persona encargada de gobernar la capital durante los próximos 4 años, cumpla con tres requisitos fundamentales para su elección. Primero que todo, el siguiente alcalde debe tener el conocimiento apropiado sobre las potencialidades y problemas de Bogotá. Segundo, necesita contar con experiencia suficiente que le permita garantizar una planeación a largo plazo, sustentada en las necesidades reales de la población y tercero, que quiera a la ciudad y esté dispuesto a que avancemos en cuestiones estructurales como la seguridad y la movilidad.

Es por eso que reitero mi apoyo al abogado Miguel Uribe Turbay, porque considero que además de cumplir con los criterios enunciados anteriormente, es una persona joven, comprometida y con talante para ser el futuro alcalde de la ciudad. Así lo demuestra su trayectoria política en el Concejo de Bogotá y la altura con la que asumió  un cargo tan importante como el de la Secretaría de Gobierno durante el mandato de Peñalosa. Entidades públicas donde obtuvo diferentes reconocimientos por su destacado trabajo como concejal y servidor público.

Sin olvidar que dichas experiencias y enaltecimientos, le otorgan  una visión mucho más amplia en los ámbitos normativos y administrativos, para fortalecer la gobernabilidad de una ciudad tan pujante como Bogotá. Al respecto, es posible mencionar que sus propuestas están encaminadas a articular de manera estratégica, ejes de acción como la seguridad con el empleo y el emprendimiento, medio ambiente con desarrollo social y hacer que los programas implementados en estos dos últimos pilares, sean transversales al componente que promueve sobre movilidad y urbanismo.

Líneas de gestión que a grandes rasgos compartimos y que con un trabajo arduo, pueden contribuir a que a finales de 2023, contemos con una ciudad más ordenada. Entre las propuestas a destacar se encuentran la implementación de alertas de seguridad en tiempo real, el fortalecimiento de la inteligencia  y del servicio de seguridad especializado en Bogotá, el aprovechamiento de residuos sólidos en proyectos de construcción a través del reciclaje, y otras proposiciones fundamentales como  la ampliación de los beneficios tributarios a la pymes y el establecimiento de topes máximos a impuestos como el predial.

Así las cosas, quiero recordar que Bogotá necesita personas preparadas, trabajadoras y que no caigan en falsas promesas o mentiras heredadas;  una máxima que representa con entereza Uribe Turbay. La ciudadanía quiere ver a un alcalde con una alta legitimidad, que tenga la capacidad de dar debates enriquecedores para el desarrollo de la capital y sobre todo, que cumpla lo que propone y respete su rol como representante de la voluntad popular. Finalmente, como candidato al Concejo de Bogotá, me comprometo a apoyar los buenos proyectos y a debatir lo negativo. Pero siempre, con el ánimo de construir ciudad y de que entre todos, ordenemos a Bogotá.

@JuanPCamachoS

Publicado: agosto 2 de 2019