Hace un año los colombianos nos encontrábamos envueltos en un intenso debate acerca de cómo votaríamos al plebiscito convocado por el gobierno nacional -que dicho sea de paso- fue un mecanismo rebuscado para refrendar la pantomima de La Habana, decimos que rebuscado porqué el presidente Santos y sus paniaguados hicieron hasta lo imposible para reducir el umbral de participación ciudadana, previendo que los votos no les alcanzaran, y que fuese ese mecanismo constitucional y no un referendo el que se utilizara para que los colombianos dijéramos si aceptábamos o no cada uno de los puntos del acuerdo entre Santos y las Farc.

Los pactantes de La Habana se encargaron de rotularnos de fascistas, paramilitares, enemigos de la paz y mentirosos a quienes manifestamos nuestra decisión por votar NO en el plebiscito, casi un año después de aquél intenso debate y con las pruebas que nos permiten los hechos, invito a quienes lean estas lineas a que en un momento de reflexión patriótico se cuestionen acerca de ¿quién mintió?

¿Mentimos quienes afirmamos que el acuerdo entre Santos y Farc era un pacto que rendía honores a la impunidad, o que tendrían mejores salarios los guerrilleros que millones de colombianos, o cuando dijimos que irían a llegar al Congreso de la República sin pagar un sólo día de cárcel, que igualarían a nuestros soldados y policías con terroristas, que tendrían su propio sistema de justicia adecuado como tribunal de venganza, o que las víctimas no eran el centro del acuerdo, que no entregarían las rutas del narcotráfico y mucho menos a los niños que mantienen reclutados? ¿Quién mintió?

Luego algunos cuestionaron la decisión histórica del 2 de octubre en la que la mayoría de los colombianos votamos No, hasta se atrevieron a decir que se había hecho trampa, debido a que muchos de los votantes del No lo hicieron con miedo, ¡pues claro! yo fui uno de esos, a quién no le va a dar temor que lo gobiernen las Farc y que dentro de muy poco tiempo estemos en un escenario como el que padecen nuestros hermanos venezolanos, como consecuencia de la miseria que produce el comunismo al que las Farc tanto adulan.

Revisemos algunas de las supuestas mentiras con las que durante la campaña invitamos a los colombianos a votar No y sean ustedes quienes determinen ¿quién mintió? 

  • Los pactantes de La Habana decían que no habría impunidad; ¿Quién de ustedes ha visto a uno de estos sinvergünzas de las Farc pagando al menos un día de pena? Por el contaría no dejan de excarcelar bandidos que militaron en las filas de las Farc.
  • Los pactantes de La Habana decían que no habría elegibilidad política para criminales de lesa humanidad; en estos días salió la noticia que la próxima semana será el lanzamiento del partido político de las Farc, Timochenko con mas de cinco siglos de condena será su director político. Iván Márquez con más de 750 años de condena penal será cabeza de lista al senado y los demás miembros del secretariado de las Farc se distribuirán las curules de Cámara y Senado.
  • Los pactantes de La Habana decían que no habrían salarios para las Farc; ya quedó estipulado que los guerrilleros tendrán un salario de $1.800.000, eso los rasos que van a servir de escoltas, esperemos qué les toca a los mandos medios y ni hablemos de los cabecillas. Mientras millones de colombianos no llega siquiera a la mitad de ese monto trabajándolo de manera honrada cada mes.
  • Los pactantes de La Habana decían que la JEP no sería un tribunal de la venganza; los colombianos hemos sido testigos que por medio de esa jurisdicción mientras conceden la libertad al autor del delito atroz del carro bomba en El Nogal, se la niegan a hombres sobre los que se ejerce una infame persecución política.
  • Los pactantes de La Habana decían que las víctimas eran el centro del acuerdo; ya dijo el presidente Santos que no hay dinero para repararlas. Mientras eso sucede ¿han visto que a las Farc este gobierno les niegue algo?

Apreciados lectores juzguen ustedes ¿quién mintió?

 

@MiguelCetinaC

Publicado: agosto 16 de 2017