En la provincia de Soto Norte (departamento de Santander) están ubicadas las minas de oro “La Gigante” y “La Bodega” que junto a la mina “La Colosa” (Tolima) son las más grandes de Colombia en onzas a explotar. La minera en Soto Norte es ancestral. Desde los indios chitareros hasta nuestros tiempos sus habitantes han girado en torno a las actividades económicas que se desprenden del oro. En la década pasada con la dinamización económica generada en el gobierno del expresidente Uribe y con la recuperación de la seguridad en Soto Norte las empresas canadienses Greystar y CVS Explorations llegaron a Soto Norte a realizar la más ambiciosa exploración de oro lo que generó de inmediato alertas en los sectores ambientalistas por la potencial alteración del ecosistema en el Páramo de Santurbán.

Ante al debate y rechazo generado por el inicio de exploración por las multinacionales y la radicalización de los ambientalistas, los municipios de Suratá, Vetas, California, Charta y Matanza, incorporan en sus esquemas de ordenamiento territorial (EOT 2002) zonas de restricción para la exploración minera en zona de Páramo. Posteriormente y ante la presión ciudadana realizada a través de multitudinarias movilizaciones por las calles de Bucaramanga la Corporación Autónoma de Bucaramanga (CAR-CDMB) mediante acuerdo No 1236 del 2103 declara como Parque Natural Regional la zona de su jurisdicción ubicada en el Páramo (11.700 hectáreas) e incorpora en el artículo cuarto la prohibición para autorizar, ejecutar, exploraciones o explotaciones mineras. Finalmente, en el año 2014 el mismo Ministerio de Medio Ambiente en histórica decisión por los alcances en la protección del ecosistema delimita (resolución 2090 del 2014) 98.954 hectáreas e inicia la recuperación de 25.287 más para practicas sostenibles en el Páramo de Santurbán.

Como estamos en vísperas de elecciones el candidato al Senado por el Polo Democrático Leónidas Gómez -ungido hace pocas semanas por Iván Cepeda en el recinto de la asamblea departamental-, junto al alcalde de Bucaramanga quieren iniciar  campaña dizque para proteger el Páramo de Santurbán con la consigna engañosa, demagógica y populista de hacernos creer a más de un millón de habitantes del área metropolitana que el agua potable que llega a nuestros hogares está en peligro por la actividad minera que desarrolla por MINESA en los municipios de California y Surata.

Llegó la hora de las verdades. Miente Rodolfo Hernández y Leonidas Gómez cuando aseguran que el agua está en riesgo: olvidan decir que el 80% del agua que abastece el acueducto de Bucaramanga se genera en el municipio de Tona, zona donde no se desarrollara ninguna actividad minera. Los dos mienten de igual forma cuando afirman que el Páramo de Santurbán está en peligro: las decisiones técnicas y jurídicas que blindan la zona de Páramo avaladas por el Instituto Humboldt contradicen la mañosa y politiquera campaña de desinformación emprendida solo para obtener dividendos electorales. El alcalde de Bucaramanga se contradice. Hace meses el mismo Rodolfo Hernández anunciaba como gran hazaña financiera su pretensión de acudir a bancos árabes para que compren la cartera del acueducto de Bucaramanga para supuestamente solventar la empresa -para darle credibilidad a la noticia filtro fotografía junto al embajador de los Emiratos Árabes en Colombia-, hoy sin sonrojarse y creyendo que la memoria nos falla, emprende campaña de desprestigio contra los árabes, los mismo que había presentado como los salvadores del agua de Bucaramanga (Ver Alcaldía busca que árabes compren la deuda del acueducto).

Es pura cuestión de astucia y descaro suficiente para embaucar al ciudadano en supuesta campaña en defensa del agua, todos sabemos que esa posibilidad de atentar contra el agua y el ecosistema fue sellada por las autoridades ambientales. Es tan maniqueo el propósito emprendido por Leonidas Gómez que finge de ambientalista en Bucaramanga y en Barrancabermeja es rabioso defensor de las actividades de exploración y explotación de hidrocarburos. Es necesario recordarle al señor alcalde de Bucaramanga que mientras patrocina campañas electorales con las banderas del ambientalismo su gobierno no tiene política pública seria en ejecución de medio ambiente, ni conocemos la estrategia para recuperar los cerros orientales, y que decir de su despropósito en seguir incumpliendo el fallo del Tribunal Administrativo de Santander que lo obliga a no seguir depositando las basuras en el carrasco, en medio de 100 mil personas.

@LaureanoTirado

Publicado: julio 24 de 2017