Para nadie es un secreto que Antioquia, particularmente Medellín es la “meca” del uribismo. La capital antioqueña, a lo largo de los años ha observado una gran fidelidad hacia las ideas del presidente Uribe.

Hace 4 años, el Centro Democrático perdió las elecciones a la alcaldía de esa ciudad como consecuencia de haber designado al peor de los candidatos posibles: Juan Carlos Vélez Uribe, tristemente célebre por sus mentiras y salidas en falso.

En dichas elecciones, en las que el uribismo tenía todo servido para imponerse, Vélez fue derrotado por el actual alcalde, Federico Gutiérrez, quien le ganó por menos de 10 mil votos.

El CD, partido de gobierno, tiene en las elecciones de octubre, la obligación de aumentar drásticamente su representación regional. Actualmente solo cuenta con un gobernador y un alcalde de capital departamental.

Bogotá, es caso perdido. La designación de Ángela Garzón a través del muy cuestionado mecanismo de la encuesta, allanó el terreno para que en octubre próximo la agresiva Claudia Nayibe López se imponga en las elecciones.

En Medellín, el Centro Democrático presentó a 3 precandidatos: la diputada Ana Cristina Moreno, el concejal -y cuota de Fabio Valencia Cossio- Jaime Mejía y el exsenador Alfredo Ramos Maya.

Es evidente que de los 3 aspirantes, Ramos es el mejor preparado, el que tiene mejores propuestas para la capital antioqueña y, sobre todo, el que más opciones de triunfo refleja en todas las encuestas.

A lo anterior, hay que sumarle el fuerte arraigo y la gran simpatía que el doctor Ramos despierta en la militancia uribista de Medellín. Su paso por el Senado fue fantástico y dejó huella por su coherencia y fidelidad con el cuerpo de doctrina sobre el que se fundamenta el Centro Democrático.

En la emisora W Radio, se publicó una primera encuesta que se realizó con los militantes del partido. Dicha encuesta que merece toda la credibilidad refleja que el 43% de las personas que hacen parte del CD en Medellín quieren que Ramos sea el candidato. Muy atrás, con apenas el 19% aparece la diputada y de último el prohijado de Valencia Cossio, con el 17%.

Ramos fue, sin duda ninguna, uno de los más vehementes y coherentes opositores al gobierno de Santos y al acuerdo de impunidad que el expresidente de la República suscribió con la banda terrorista de las Farc.

El Centro Democrático no puede equivocarse. Ahora que está culminando el proceso de la encuesta que determinará quién será el candidato a la alcaldía de Medellín, los militantes del partido y los habitantes de esa ciudad, tienen en sus manos la responsabilidad de designar a quien sea capaz de ganar las elecciones de octubre, para que durante los próximos 4 años gobierne con transparencia, decencia y apego irrestricto a las ideas uribistas, a la ciudad que es la joya de la corona del partido del presidente Uribe. Y esa persona, sin duda es Alfredo Ramos Maya.

@IrreverentesCol

Publicado: mayo 9 de 2019