El 11 de abril de este año, entré a Bancolombia para contarles que estaba teniendo problemas con la tarjeta débito. En algunos establecimientos comerciales, no se podía leer la tarjeta, esto ocurría en la mayoría de los lugares y en algunos cajeros automáticos de Bancolombia, motivo por el cual, me sugirieron hacer cambio de la tarjeta. Me sorprendió que me cobraran 11,700 pesos por una tarjeta que ellos entregaron defectuosa, sin embargo, acepté, no tenia de otra.

7 meses después, la nueva tarjeta presenta las mismas fallas, acudo nuevamente a Bancolombia el día 11 de noviembre y me sugieren cambiar la tarjeta, me reconocen que ellos adquirieron un lote de tarjetas ¨defectuosas¨ que estaban saliendo con este tipo de problemas pero sin la menor vergüenza, me informan que debo volver a cancelar 11.700 pesos.

A cuenta de qué los usuarios nos dejamos tumbar ese dinero, a cuenta de qué, debemos asumir los costos de los errores de Bancolombia por comprar tarjetas de mala calidad.

¿A cuántas personas les pasa lo mismo? ¿Cuál es la ecuación real de este negocio redondo?

En mi caso particular, ya Bancolombia me tumbó 23.400 pesos en menos de 7 meses. ¿Me debo quedar callada por ser una cifra menor?

¿Dónde están las entidades que supervisan a los Bancos?

Qué tristeza este país, por todas partes esta diseñado para joder a las personas y proteger a los grandes capitales.

Bancolombia qué tristeza, me siento robada. Ojalá el presidente del banco, tome cartas en el asunto, no por mí, sino por la impotencia que le puede generar a los millones de usuarios que no tienen forma de quejarse y ser oídos. 

@leszlikalli