En mis 35 años llevo muchos años cuestionando al Estado, criticando a los políticos y viendo que la función pública se quedó en eso, porque de pública no tiene nada.

El Estado cada vez es más y más perjudicial; las necesidades cada vez son mayores pero la desconfianza de la comunidad en las instituciones, va en aumento. Es hora de decir me cansé de criticar. Quiero ser parte de la solución. Sé que no es fácil pero es el momento de tomar decisiones. No quiero seguir siendo parte de los portavoces que día tras día se suman a los críticos, de los críticos, de los críticos… Quiero ser parte de la solución, es un riesgo que hay que asumir y estoy en condiciones para hacerlo.  No debemos quedarnos en la banca de los espectadores; debemos ponernos la camiseta de los jugadores y actuar de manera diligente, pronta y trasparente.

Espero que de conformidad a las normas establecidas en el ordenamiento colombiano, pueda presentar mi nombre para aspirar al congreso. Quiero demostrar que las mujeres merecemos más oportunidades. Estoy analizando cuál de los partidos políticos se acopla a las expectativas que tengo para luego poder decir con independencia, trasparencia, y sin tranzar mis principios: ¡Lo vamos a lograr!

No aspiro por pretensión personal, ni es un anhelo de egocentrismo: es la ocasión de poder demostrar que podemos ser parte de la solución y no solo quedarnos en la silla  de los perennes críticos. No quiero que esto suene simplemente a una propuesta política. Quiero mandar un mensaje de la dimensión necesaria: es un momento crítico para que todos unidos trabajemos por una Colombia mejor.

La corrupción no se combate criticándola, la corrupción se combate denunciándola para que las autoridades actúen. Necesitamos penas ejemplares; castigos sustanciales para los que burlan y traspasan la ley. Necesítamos demostrar claramente que delinquir NO PAGA. Quiero decir “aquí estoy” para trabajar por quien me necesite y me elija. Lo voy a realizar bajo tres principios: Trasparencia, rectitud y trabajo en beneficio de la comunidad, no para un grupo de amigos.

Bajo estos principios que son inmodificables, que no se tranzan por nada,  construiremos una Colombia mejor. No podemos quedarnos en el cuento de la criticadera, hay que pasar a la acción con el mensaje contundente: DELENQUIR NO PAGA; LA JUSTICIA DEBE SER PRONTA Y EFECTIVA.

PD: La historia de Colombia no se puede seguir llenando de titulares: que se robaron la educación; que se robaron los puertos, la salud, la alimentación de los niños; que no hay condenas. Necesitamos que la justicia actúe.  El nuevo fiscal tiene un compromiso con Colombia y con la historia, que a los corruptos les esperen las mazmorras.

Las mujeres debemos mostrarle a la sociedad y a nosotras mismas, que podemos acceder a cargos de elección popular, no porque exista la ley de cuotas, sino porque somos igual de capaces a los hombres. Las mujeres tenemos la virtud de que desde la casa nos enseñaron a manejar con trasparencia, economía y prudencia los recursos. Las mujeres con economía, trasparencia y en forma objetiva, deben invertir los recursos y demostrar que las cosas sí se pueden lograr. 

Aplaudo a todas las mujeres que llegaron al congreso para hacer control. Las aplaudo en sus diferentes sillas: Vivian Morales, Paloma Valencia, Claudia López, Angélica Lozano. A pesar de no estar de acuerdo con ellas en algunas posturas, han realizado un verdadero control a la cosa pública. Si las Farc tendran curules a dedo representando y defendiendo su legado de dolor, las víctimas debemos ser contrapeso en el mismo escenario.
Por lo menos ya cuento con el voto de la familia Botero en Medellín.
@leszlikalli