Es un imposible pedir coherencia en la intemperante, agresiva y calumniadora Claudia Nayibe López. Sus propias disfunciones emocionales y crisis de personalidad son la guía de su accionar político.

Es una mujer con muchas frustraciones, las cuales se ponen en evidencia a través de sus frecuentes salidas en falso. 

A pesar de su falta de estructura ideológica, de su talante camorrero, de su virulencia, Nayibe puntea en todas las encuestas relacionadas con las próximas elecciones para la alcaldía de Bogotá. De acuerdo con el último sondeo publicado por la firma Ecoanalítica, la López obtuvo el 26.2% de intención de voto. La candidata de Centro Democrático, la otrora liberal Ángela Garzón está al final, con un miserable 6%.

No hace muchos días, Claudia Nayibe aseguró que Petro y Enrique Peñalosa eran unos “Pepes” que tienen destrozada a Bogotá. El acrónimo “Pepes” tiene una relación directa con la peor época del narcoterrorismo que azotó a nuestro país. 

Nayibe López, sellando su alianza con Petro y otros representantes de la extrema izquierda

Los “Pepes” -Perseguidos por Pablo Escobar- eran una estructura armada ilegal patrocinada por el gobierno de Cesar Gaviria que, a través de acciones terroristas y salvajes, enfrentaron a la organización delictiva del jefe del desaparecido Cartel de Medellín

No estaba tan desacertada la señora Nayibe. Pues Petro, fue cabecilla del M-19, grupo armado ilegal que hacía las veces de brazo armado de Pablo Escobar. Aquello es cierto e incontrovertible. 

Pero es supremamente desconcertante que 10 días después de acusar a Petro de haber destruido a la capital de Colombia, Nayibe cierre una alianza electoral con él, un sujeto supremamente cuestionado y que no ha respondido con claridad por qué le recibe gruesos fajos de dinero del narcotráfico, tal y como se pudo establecer en el video que la senadora Paloma Valencia reveló en la plenaria del Senado. 

Nayibe y Petro tienen un matrimonio indisoluble desde la campaña presidencial en la que la hoy candidata a la alcaldía fungió como jefe de debate en la sombra del exterrorista del M-19. 

Bogotá quedó vuelta pedazos luego de la administración de Gustavo Petro, quien se dedicó a sembrar el odio de clases durante los 4 años que estuvo en el Palacio Liévano. 

Nayibe, Petro y Mockus en campaña por la presidencia de la República

Como están las cosas, es muy probable que Claudia Nayibe López gane las elecciones de octubre próximo y lo cierto es que hasta 2024, la capital de Colombia quedará una vez más en las manos de la extrema izquierda, con el agravante de que la alcaldesa, además, perseguirá con violencia a todos los que no piensen ni compartan sus inclinaciones sexuales. 

@IrreverentesCol

Publicado: julio 19 de 2019