Sectores de la oposición, entre los que se cuentan personajes de la extrema izquierda, pusieron a circular un video de una manifestación proselitista en el marco de la campaña parlamentaria de 1982, en la que Pablo Escobar saluda a un grupo de dirigentes del liberalismo.

Aquellas elecciones de congreso, tuvieron lugar el 14 de marzo de 1982 y el evento que aparece en el video en cuestión, de acuerdo con uno de sus participantes, fue a comienzos de febrero de ese año, cuando Escobar aún hacía parte del Nuevo Liberalismo, partido regentado por Luis Carlos Galán Sarmiento. 

En el fragmento que circula en las redes sociales, se ve a Escobar sobre una tarima saludando a unos congresistas: “Honorables parlamentarios Jorge Tadeo Lozano, Carlos Holmes Trujillo, David Turbay y Ernesto Lucena…”.

Las personas que irresponsablemente están circulando el video -debidamente cortado y sacado de todo contexto- pretenden hacer creer que el mencionado es el canciller, cuando es evidente que a la persona a que se refiere Escobar es a su padre, el legendario dirigente vallecaucano, Carlos Holmes Trujillo Miranda quien se desempeñó como congresista desde 1965, cuando fue elegido en la cámara de representantes, hasta 1990, año en el que murió trágicamente, precisamente el día de las elecciones en las que logró su reelección en el Senado de la República. 

Al decir popular, les sale el tiro por la culata a quienes buscan confundir a la opinión pública con el video de Pablo Escobar, concluyendo arteramente que quien lo acompaña en ese evento es el actual ministro de Relaciones Exteriores. Para la fecha en que tuvo lugar ese acto público, el ministro Trujillo se encontraba a casi 15 mil kilómetros de distancia, ejerciendo como cónsul de Colombia en Japón, país en el que estuvo hasta el 7 de septiembre de 1982, cuando renunció a sus funciones diplomáticas.

Decreto que demuestra que Carlos Holmes Trujillo estuvo en Japón hasta septiembre de 1982

Así mismo, el ministro de Relaciones Exteriores, jamás ha sido congresista. Los únicos cargos de elección popular que ha ocupado fueron la alcaldía de Cali entre 1986 y 1988, y como delegatario ante la Asamblea Nacional Constituyente de 1991. 

Ahora bien: el Pablo Escobar que aparece en ese video, era un activista político del Nuevo Liberalismo y el país supo de su verdadera condición criminal un año y medio después de que fuera grabada la intervención que circula en las redes sociales. 

La escena -grabada en el municipio de Envigado- corresponde a una jornada de campaña en febrero de 1982 y solo hasta el 25 de agosto de 1983, Colombia conoció el verdadero rostro de Pablo Escobar, cuando Guillermo Cano publicó un editorial en El Espectador,develando el pasado de ese sujeto. 

Resulta canalla que se pretenda enlodar al canciller de la República con un video descontextualizado. El Escobar que aparece allí, era un aspirante a la Cámara de Representantes. En aquel momento, Colombia no tenía ni la menor idea de los negocios ilícitos en los que estaba enredado ese individuo.

Y lo que es peor: los autores de ese oprobio tratan de enlodar la vida del padre del canciller, persona que no está presente para explicar las circunstancias de ese evento, que al final del día no requiere de mayores aclaraciones.

Escobar resultó elegido para la Cámara de Representantes en las elecciones del 82. El 25 de octubre de ese año, en su condición de parlamentario, hizo parte de la comitiva de políticos colombianos que asistió a la elección de Felipe González como presidente del gobierno de España. En agosto de 1983, luego de la aparición del editorial de don Guillermo Cano y de los fuertes señalamientos hechos en su contra por el doctor Rodrigo Lara Bonilla, Escobar es puesto en evidencia. Solo desde ese instante, Colombia supo que aquel hombre que se mostraba como un activista político liberal, era en realidad un capo del narcotráfico. 

Es evidente que los enemigos del gobierno y los militantes de la izquierda radical que ven en el canciller Carlos Holmes Trujillo un rival fuerte por su coherencia, aceptación popular y buenos resultados al frente de la política exterior, buscan desatar una guerra sucia en su contra, minando su integridad moral al presentarlo como un conmilitón de Pablo Escobar. Resulta frustrante que esos sujetos no controviertan al ministro con argumentos, sino que hayan preferido irse por el impúdico camino de la ruindad, echando mano de aborrecibles piezas gráficas que riñen alevosamente con la verdad.  

@IrreverentesCol

Publicado: mayo 26 de 2019