El precepto constitucional que obliga a quien haya sido presidente de la República pedir permiso previo al Senado para salir del país en el año siguiente a la culminación de su periodo, es mucho más que un asunto puramente formal.

Quien ha ejercido la primera magistratura está obligado a responder políticamente por sus actuaciones y por eso, la Constitución prevé que esa persona tiene que contar con un permiso expreso del Senado para abandonar el país.

Santos, altanero y abusivo, no lo hizo. Se limitó a enviar una carta informando que viajaría a la ciudad de Miami, lo cual, en ningún caso, llena el requisito contemplado en el artículo 196 de la Constitución Política.

La evidente falta de Santos, quien se desplazó a Florida sin cumplir el mandato constitucional debe ser investigada por la comisión de acusaciones. Él, como exmandatario, está en la obligación de ceñirse plenamente al ordenamiento legal.

Fueron muchos los malos ejemplos que dio Santos mientras ocupó la presidencia de la República. Permitió que el Estado fuera desfalcado. Le vendió la dignidad de la República a Odebrecht. Pisoteó agresivamente la voluntad popular cuando se robó, como un vulgar cuatrero, el resultado del plebiscito del 2 de octubre de 2016.

Ahora, como expresidente, no puede seguir haciendo lo que le viene en gana, con impunidad absoluta.

Santos tiene que regresar cuanto antes a Colombia, ponerle la cara al Senado y solicitar permiso para volver a salir del país. Aquello no subsana la falta ya cometida, pero sí envía un mensaje en el sentido correcto.

De hecho, este portal pudo establecer que un grupo de colombianos residentes en Key Biscayne –lugar en el que Santos se encuentra en estos momentos- están promoviendo una carta la cual será enviada a las autoridades de esa isla con el fin de expresar su desacuerdo con la presencia del exmandatario en aquel sitio. Al decir de una de las promotoras de esa iniciativa quien por seguridad solicitó mantener su nombre bajo estricta reserva, “la comunidad se siente ofendida y atropellada con la presencia del expresidente Santos, quien salió de Colombia sin permiso. Los residentes en Key Biscayne nos sentimos agraviados con su presencia pues no olvidamos todos los actos de corrupción de su gobierno y el favorecimiento a los delincuentes de las Farc”.

La pregunta es: ¿Santos tendrá el gesto de dignidad de regresar al país para someter al Senado de la República el permiso que le permite abandonar Colombia de acuerdo con el mandato constitucional? Es muy posible que la cámara alta de nuestro Congreso le niegue ese permiso y tal vez fue esa razón la que motivó a Santos a salir en las penumbras el pasado fin de semana.

@IrreverentesCol

Publicado: agosto 16 de 2018