La mayoría si no todos los países  del mundo aumentaron su gasto público para tratar de paliar la crisis económica que desató la pandemia del coronavirus, es por eso que muchos dicen que ahora si viene lo difícil, recuperar las economías y recomponer los balances de los países.

Esta semana se confirmó que la China está haciendo una recuperación en V, lo mismo parece indicar que sucede en Estados Unidos, desafortunadamente Colombia después de tener la cuarentena más larga de mundo tendrá una recuperación más lenta, el dato de desempleo por encima del veinte por ciento nos traerá un retroceso muy grande en los indicadores de pobreza y seguridad. Las grandes ciudades pasan momentos amargos donde la formalidad sigue confinada y la informalidad dueña de calles y andenes.

Aunque era lógico que se aumentara el gasto público durante la pandemia, también era necesario hacerlo eficientemente, entregar recursos a diestra y siniestra termina mandando un mensaje poco claro a la ciudadanía en cuanto piensan que los alivios o subsidios pueden seguir en el tiempo. Las nuevas tendencias progresistas que quieren un estado que puede con todo y con todos nos puede llevar por el camino equivocado, el socialismo del siglo XXI no está haciendo ojitos.

Capítulo aparte tiene el crédito que le gobierno propuso hacerle a Avianca, qué aunque tiene algunas consideraciones claras a mi modo de ver tiene unos riesgos complicados de torear, uno de ellos el hecho que cualquier otra aerolínea querría  lo mismo y se les debe dar también, otro que su patrimonio hoy es cinco veces menor que el valor del préstamo. Antes del desembolso el gobierno debería exigirle a la compañía una claridad de su gobierno corporativo del cual desde hace años ha tenido mucho ruido.

El presupuesto nacional del año 2021 contempla para su financiación dos temas que considero serán muy difíciles de lograr por cuenta de ser un año preelectoral, son una reforma tributaria y la venta de activos del gobierno. Cuando vamos a entender que lo que verdaderamente se necesita es achicar al estado y hacerlo más productivo.

Colombia como cualquier otro país emergente en condiciones normales empieza a tener riesgo de baja de calificación y cierre de los mercados cuando su deuda como porcentaje del PIB supera el 50%, que pasará con la nueva realidad donde podemos quedar por encima del 70% en ese indicador para el año 2021.

Los retos hacia el futuro son muy grandes para salir adelante, se necesita hacerle una restructuración total al estado, las reformas a la justicia, electoral, al sistema de salud y por supuesto la tributaria son importantes para tener un mejor porvenir.

El gobierno hizo lo que pudo en términos económicos, ahora nos tiene que pasar el relevo al sector privado, para eso es importante no dar tanta libertad a los mandatarios regionales para que sigan manejando a su antojo las restricciones, si esto no pasa, la recuperación va a tomar mucho más tiempo. El colombiano promedio no quiere más  limosnas ni dádivas, lo que quiere es poder trabajar y poder sacar a su familia adelante.

@SANTAMARIAURIBE

Publicado: septiembre 7 de 2020