Apareció de nuevo el narcotraficante de las Farc, alias ‘Jesús Sántrich’. Esta vez, hizo un video en el que aparece fuertemente armado y escoltado por un terrorista debidamente embozado. 

El mensaje transmitido por el capo de la mafia por el que el gobierno de los Estados Unidos ofrece una multimillonaria recompensa de U$10 millones de dólares, es de apenas 2 minutos, pero su contenido es demoledor pues deja en evidencia su maridaje con sectores políticos y periodísticos del país, específicamente el diario El Espectador de propiedad de la familia Santo Domingo.

‘Sántrich’ hace referencia a las sustentadas sindicaciones en su contra en relación con sus vínculos con el tráfico de estupefacientes. Empezó por agradecer a la gente que, en palabras suyas, confiaron en él: “tienen nuestra gratitud. Sobre todo quienes entendieron la determinación de retomar las armas empujados por la perfidia institucional… Yo quisiera agradecer a quienes, confiando en nuestras razones, también creyeron en el proyecto de reconstrucción de las Farc EP”.

A renglón seguido, el capo empezó a hacer la lista individualizada de los receptores de su mensaje de agradecimiento: “Agradecer a Roy Barreras, quien no tenía identidad ideológica con nosotros pero se atrevió a defender nuestra inocencia y actuar en función de la paz de Colombia. También agradecerle la valentía a personas como Iván Cepeda, Alirio Uribe, Piedad Córdoba, Álvaro Leyva…”. 

Uno de los mensajes que mayor indignación produce es el que hace referencia al periódico El Espectador, cada vez más alineado con las ideas de la extrema izquierda, hecho que lo ha convertido en un medio de comunicación marginal condenado a la bancarrota. 

Según ‘Sántrich’, “tenemos respeto y agradecimiento también a El Espectador por haberse atrevido a iluminar con verdad a un país con mentiras…”. 

El video de ‘Sántrich’ debe servir como prueba para la apertura de sendos procesos penales contra las personas mencionadas por el capo de la mafia quien, además, ha dejado a evidencia a sus socios políticos. 

Así mismo, El Espectador tiene el deber de pronunciarse, pues ha quedado claro ante la opnión pública y ante las autoridades antinarcóticos de los Estados Unidos que las páginas de ese medio de comunicación se están prestando para el encubrimiento de un jefe de la mafia que es reclamado por la justicia norteamericana. 

Lo cierto es que al ver la declaración del terrorista ‘Sántrich’ las dudas que aún puedieran existir sobre sus socios, aliados, testaferros y validadores mediáticos, han quedado perfecta y radicalmente despejadas. Más claro no canta un gallo. 

@IrreverentesCol

Publicado: noviembre 29 de 2020