A través de una acción de tutela presentada por María José Pizarro Rodríguez el pasado 15 de mayo, la Representante a la Cámara buscaba silenciar al portal LOS IRREVERENTES y a su director, en retaliación por una investigación publicada el pasado 9 de febrero, en la que se puso en conocimiento de la opinión pública los contratos mermelada que esa parlamentaria suscribió con el Centro Nacional de Memoria Histórica, durante el gobierno corrupto de Juan Manuel Santos. 

En dicho artículo se cuestionaba que la Pizarro, que es técnica en joyería, no contaba ni con la formación académica ni con la experiencia para celebrar contratos con esa entidad encargada de reconstruir la memoria de nuestro país. 

Así mismo, se puso en evidencia que ella, por no haber cancelado su contrato con los términos de la ley electoral, estaba incursa en una inhabilidad. 

En su acción de tutela, Pizarro alegaba que la publicación hecha por este portal vulneraba su buen nombre y honra, razón por la que demandó una rectificación absoluta respecto del contenido del artículo en cuestión. 

A través de un impecable fallo de 22 páginas, la juez de tutela analizó los argumentos de la accionante y la respuesta que a los mismos dio este portal. Al final, concluyó que la tutela no era procedente porque la señora Pizarro no pudo acreditar una sola prueba que sustentara sus afirmaciones. 

Con la asesoría jurídica de la firma De La Espriella Lawyers Enterprise, LOS IRREVERENTES contestaron la tutela presentada por la señora Pizarro. Los argumentos esgrimidos por este portal, fueron íntegramente acogidos por la juez del caso.

En criterio de la señora juez “… esta sede judicial no encuentra prueba suficiente para sostener que las manifestaciones que se han elevado en el sitio WEB “LOS IRREVERENTES”, no se encuentren dentro del marco del derecho a la libertad de expresión, por cuanto LO QUE APARECE EXPRESADO (…) EN LA COLUMNA ‘LA JOYIITA PIZARRO’, SON AFIRMACIONES DOCUMENTADAS, EN LA QUE SOLO SE CUESTIONA LA IDONEIDAD DE UNA PERSONA -FIGURA PÚBLICA- PARA OCUPAR UN CARGO EN EL CENTRO DE MEMORIA…”.

Más adelante, la juez puntualiza que “…no se vislumbra con la claridad necesaria, una amenaza y trasgresión alguna a los derechos fundamentales de la actora [María José Pizarro], de cara al Derecho a la Libertad de Expresión, dejando abierta la discusión tanto para los lectores como para los mismos partícipes, de tener certeza total de lo allí informado”.

Así mismo, la juez reivindicó los derechos del portal LOS IRREVERENTES, al decir que “…el sitio web LOS IRREVERENTES, es un portal periodístico crítico, sobre el cual recae el derecho a que se le salvaguarde por un lado la libertad de expresión y por el otro el poder informar a la sociedad, esto dentro del marco del respeto y sin sobrepasar los límites que los mismos principios traen consigo…”.

Y para que no queden dudas respecto de la contundencia de la investigación que este medio de comunicación publicó sobre la representante a la Cámara, María José Pizarro, el fallo de tutela concluyó afirmando que “se tiene entonces que el portal LOS IRREVERENTES, siendo un sitio web, ejerce una labor investigativa en la que se tuvo como persona bajo estudio a la aquí actora [María José Pizarro], mediante un contenido informativo que se encuentra al alcance de los ciudadanos que busquen o sigan por redes sociales a “LOS IRREVERENTES”, situación que no lleva a la ciudadanía en general los datos e información que allí se suben o analizan, pues lo cargado en la WEB tiene una dirección particular, y como se dijo se debe entender tal labor en el marco de la investigación y de la libertad de expresión en Internet”.

Queda evidenciado que a la congresista de la extrema izquierda, María José Pizarro Rodríguez, que se formó en un centro comunal de la ciudad de Barcelona como técnica en joyería y que, por su bagaje académico no tenía las competencias para firmar contratos con el importantísimo Centro Nacional de Memoria Histórica, le causó un gran malestar que este portal hubiera puesto en conocimiento de la opinión esos hechos y además, la clara inhabilidad que tenía para inscribirse como candidata en la lista de los denominados “decentes” a la Cámara de Representantes por Bogotá. 

@IrreverentesCol

Publicado: junio 3 de 2020