Valientes mujeres de Corpo Rosa Blanca enfrentar el día de ayer en el Congreso a sus victimarios, hace mucho dejaron de lado el miedo y lo convirtieron en fortaleza y resistencia. A esas mujeres que a la fuerza las metieron en la guerrilla, después de varios shows, debían salir a pedirle perdón a una sociedad por haber sido reclutadas forzosamente, alejadas del derecho a la infancia y a mansalva convertidas a una lucha por defender un grupo de sádicos que, en reiteradas ocasiones, las obligaban a defender cultivos de coca, coca que inunda las calles de Colombia y el mundo, coca que compra políticos para que salgan en defensa de esos jefes, coca que pone fajos de billetes en campañas, coca con la cual compraron la impunidad para que esos jefes, abusaran de ellas y después obtuvieran curules sin votos.  Eran tan objetos para ellos esas niñas y niños, que les prohibían el embarazo, pero no les proveían pastillas anticonceptivas y ellos no usaban ninguna precaución, solo se descargaban y después el ciclo siniestro se repetía hasta que las niñas se convertían en mujeres y los niños abusados sexualmente en hombres.  Hoy sus victimarios ostentan curules y exigen ser llamados honorables y tienen lacayos que exigen por ellos ese rotulo, tienen lacayos que cancelan debates cuando se les nombran por sus actos: NARCOS ASESINOS VIOLADORES, que tienen los micrófonos abiertos para burlarse de sus víctimas, para hablar de su “revolución” pero jamás mencionan ni permiten que les cuestionen sus delitos de Lesa Humanidad.

¿Que el país quiere verdad, justicia y reparación? ¿Que la JEP es el mecanismo para ello? ¿Por qué la JEP jamás convoca a las mujeres de Corpo Rosa Blanca, por qué Roy Barreras trató de silenciar su derecho a exponer la ignominia hoy en el Congreso?

Valiente la senadora Paloma Valencia que las acompañó y defendió, valiente el Presidente Duque al objetar la JEP. Lo hizo porque podía, porque estaba en la Constitución y porque el país comienza a escuchar por fin, la otra realidad, la realidad de nosotros las victimas reales que buscamos justicia.

El discurso de la oposición, es un tratado a la impunidad, es una burla a las víctimas y una estigmatización a quien exige reparación y justicia. Ellos hablan que un sector divide, que un sector genera odios, pero no se miran al espejo y no tienen problema alguno, en rotularnos a las víctimas como polarizadoras de la sociedad. Para ellos solo son válidas las víctimas de la izquierda.

Presidente Iván Duque, concédales a esas mujeres el derecho legítimo para hablarle al país en horario prime. Presidente Iván Duque, desmonte la vitrina internacional que han creado las FARC a punta de mentiras, muestre quienes son las verdaderas víctimas burladas ante el mundo. 

Los embajadores de Colombia ante el mundo, deben buscar espacios para que puedan alzar su voz. Desmontemos las mentiras, hablemos con la verdad. ¡NO MÁS IMPUNIDAD!

@LeszliKalli

Publicado: marzo 15 de 2019