William Bruce Mac master es, sin duda, una de las personas más cercanas al presidente Juan Manuel Santos quien, desde que comenzó su gobierno lo vinculó a importantes cargos de la administración, primero como viceministro de Hacienda y luego como director del Departamento Administrativo para la Prosperidad Social.

A finales de 2013 la junta directiva de la ANDI, de lejos el gremio más poderoso del país, resolvió nombrar a Mac Master como su nuevo presidente, en reemplazo de Luis Carlos Villegas, quien salió de ese cargo para asumir como embajador santista en Washington.

La hoja de vida de Mac Master está cargada de logros y éxitos, pero también de puntos negros que han pasado desapercibidos ante la opinión pública.

 

El desfalco a Ferrovías

Cuando el gobierno de Virgilio Barco liquidó a Ferrocarriles Nacionales, empresa ineficiente que se había convertido en una inagotable fuente de corrupción, de manera inmediata creó las condiciones para una nueva empresa que se concentrara en el mantenimiento y recuperación del corredor férreo de Colombia.

Así, nació la Empresa Colombiana de Vías Férreas, Ferrovías, compañía que desde su génesis fue un foco de ineficiencia administrativa y, por supuesto, de corrupción.

Durante el gobierno de Ernesto Samper, Julián Palacio Luján fue nombrado como director de Ferrovías quien pocos días después de su posesión le entregó a dedo y sin que mediara licitación un contrato por más de 18 mil millones de pesos a la empresa Cargo Plus Ltda. compañía creada 6 semanas antes de la suscripción del contrato y cuyo mayor accionista era el señor Edgar Bruce Mac Master Núñez, padre del actual presidente de la ANDI.

Mac Master –el padre- era un viejo amigo de Palacio Luján, pues tejieron una estrecha amistad cuando ambos trabajaron en la también desfalcada Colpuertos. Aquello explica la razón por la que se entregó el abultado contrato que llamó la atención de las autoridades judiciales y fiscales que investigaron los pormenores del mismo determinando que la empresa de Mac Master era una “compañía de papel” que se creó con el único objeto de robar dinero público. Por tal motivo, el director de Ferrovías, Julián Palacio Luján fue condenado por los delitos de peculado, interés ilícito en la celebración de contratos y falsedad en documento privado. Igualmente, un juez ordenó la expropiación de 17 bienes que figuraban a nombre suyo, luego de determinar que éstos fueron adquiridos con los dineros que se desviaron a través de la empresa de Mac Master.

En esa misma decisión judicial, se ordenó abrir una proceso de extinción de dominio contra los bienes de Mac Master y de otras 5 personas que integraban la banda criminal que saqueó a Ferrovías, proceso que misteriosamente ha dormido el sueño de los justos.

En 2002, la Procuraduría General de la Nación, en un fallo disciplinario, se refirió a la empresa de Mac Master asegurando que “Cargo Plus Ltda. fue una firma comercial creada para defraudar al Estado”.

 

Activista de la paz

Bruce Mac Master, por su cercanía con el presidente Santos, ha sido un fervoroso activista de la paz, defensor a ultranza del proceso con la guerrilla de las Farc y convencido militante del SÍ en el plebiscito. Él no es culpable ni responsable por los delitos que ha cometido su padre, pero llama poderosamente la atención que en su defensa de la reconciliación pase de largo frente a un hecho de singular relevancia: la corrupción es una de las primeras causantes de violencia y desigualdad en Colombia.

Bien haría el presidente de la ANDI en repudiar públicamente las prácticas ilícitas de su padre quien se ha valido de su posición privilegiada para desfalcar al erario, primero como empleado de Colpuertos y luego como contratista de Ferrovías.

 

@IrreverentesCol