Una de las noticias relevantes de la semana anterior, consistió por parte del Consejo de Estado.  

En efecto, el pasado martes 21 de enero, dicho Consejo confirmó la nulidad de la elección del ex senador Antanas Mockus del Partido Alianza Verde en las pasadas elecciones al Senado de la República, realizadas el pasado 11 de marzo del 2018, convirtiéndose junto con el senador, Álvaro Uribe Vélez, en uno de los más votados con más de 540.000votos, la mayoría de ellos en Bogotá.

A su vez, el ex senador José Darío Salazar del Partido Conservador en una entrevista a la Barbería de William Calderón, sostiene que la coherencia en política es fundamental.

Cuando se es coherente, en política, se tienen más enemigos que amigos porque la gente  se ha vuelto oportunista, ha perdido su carácter, ha perdido su criterio o se acomoda, sostiene el ex senador Salazar.

Algo similar, nos pasó a todos quienes nos opusimos desde el primer día al gobierno corrupto y amoral de Juan Manuel Santos, tildándolo de Judas, teniendo en cuenta la traición que se venía en contra de los colombianos cuando al comienzo de su gobierno nos anunció que él era quien tenía las llaves para la paz con las Farc.

Caso contrario, sucedió con quienes se unieron a favor de, sirviendo de idiotas útiles, como diría Lenin. Bueno, al final ni tan idiotas, pero sí muy útiles gracias al famoso Fondo para la Paz dirigido en ese entonces por el doctor Rafael Pardo quien logró salir limpio, no se sabe cómo, de semejante volumen de contratación en pro de la paz.

Pardo, le debe varias explicaciones a los colombianos.

Era de suponer que para avanzar en el proceso de paz con las Farc, nada sería gratis.

A tal punto llegó la adulación por dicho proceso que no pasa un solo día donde no se conozcan las trapisondas que se hicieron para untar de mermelada de todos los colores y sabores no solo a los senadores y representantes afines al gobierno de JMS, sino a todo el estamento político decadente, a la clase dirigente empresarial, a los medios de comunicación, algunos periodistas, comunicadores, como comienzan a salir a flote, con el fin de obtener contratos con el Estado.

¿Será que los medios de comunicación, también tienen su rabo de paja?

Es impresionante.

Al parecer, para la izquierda y los aduladores de turno al gobierno de JMS todo valió, vale.

Con el solo el profesor Antanas Mockus se queda uno atónito.

En una entrevista a Blu Radio concedida a Vanesa de la Torre, quien pasó a la historia por su comentario contra Melania Trump, sin sonrojarse el profesor Mockus sostuvo que para alcanzar la paz fue necesario la mermelada.

Eso, si es el colmo del descaro.

En efecto, el objeto de uno de esos contratos de parte de Corpovisonarios consistió en: el diseño e implementación de un ejercicio de visión compartida que desde el enfoque de la cultura ciudadana contribuya a la construcción de una mirada de la paz.

Me imagino que uno de los entregables de Corpovisionarios fue un edificio en óptimas condiciones para la paz.

¡Hágame el favor!

Antanas Mockus, también le debe una explicación a los colombianos.

(Yo, Claudia, también comienza a dar sus pasos en favor de la paz. Deberemos estar atentos).

No contento con lo anterior, una vez conocida la primera sanción de parte del Consejo Nacional Electoral, en vez de pedir perdón, sobre todo a sus votantes, por los evidentes actos de corrupción los cuales estaban más envueltos que un tamal tolimense; el profesor Mockus se alió con el defensor de la paz, el doctor Humberto de la Calle, para instaurar una tutela con el fin que se le devolviera su curul en el Senado.  

Sin embargo, sus esfuerzos fueron en vano.

La pregunta que viene ahora sería: ¿Qué pasará con el Partido Verde? Porque, al parecer, también se vienen varias demandas en contra de sus militantes quienes sumaron una buena cantidad contratos con el Estado en favor de la paz.

De perder la personería jurídica, el Partido Verde, se podría suponer que la elección de la actual alcalde de Bogotá; Yo, Claudia, también podría ser declarada nula teniendo en cuenta que fue impulsada por dicho partido.

La doble moral de la izquierda carnívora quedó en evidencia.

Ahora, se le suma el senador Robledo a la presidencia, gran promotor de las últimas campañas a la alcaldía de Bogotá: Lucho, Samuel, Petro, Claudia…

Los recursos públicos son sagrados, solía decir el profesor Antanas. Pero, para su bolsillo.

Puntilla: mientras tanto: ¿Por qué el procurador de pasarela Carrillo no sanciona ejemplarmente a las ministras impolutas? ¿Guardará silencio con respecto al caso del profesor Mockus? O, ¿se sentirá moralmente impedido?…

@RaGomezMar

Publicado: enero 28 de 2020