Causó indignación la denuncia de Daniel Mejía (Secretario de Seguridad de Bogotá) en su cuenta de Twitter @DanielMejiaL donde en corto pero escalofriante video se ve cuando un delincuente dispara contra un grupo de policías del Escuadrón Móvil Antidisturbios ESMAD.

El hecho se presentó el pasado 1 de Mayo en la Plaza de Bolívar de la Ciudad de Bogotá, en la conmemoración histórica del  “Día del Trabajo”; como ya es costumbre, terminó en alteraciones del orden público, vandalismo y con hechos  graves como se observa en el video

Estos actos delincuenciales no son esporádicos o el resultado de la alteración del ánimo por ira o intenso dolor por parte del sujeto que disparo contra Policías y por el cual se ofrece una recompensa de 20 millones de pesos, no. Estos hechos son el resultado de la política sistemática de odio y desprestigio contra el ESMAD orquestada especialmente por la Representante a la Cámara por Bogotá Ángela María Robledo, y por otros sectores de la extrema izquierda Colombiana, para igualar a la Policía Nacional con las peores organizaciones criminales.

La Representante Robledo, desde el año 2013 y en columna publicada en periódico La Patria de Manizales, sindica al ESMAD de: “violadora de los Derechos Humanos”, “atentar impunemente contra la vida y la integridad de colombianos inocentes, en su mayoría jóvenes estudiantes, indígenas, campesinos y periodistas independientes”, “el uso excesivo de la fuerza termina por alimentar el odio y el rencor de la ciudadanía”, y en su página oficial los califica de ¡Los Temibles ESMAD! 

De igual forma, la Representante Robledo, generó entre su horda de seguidores una ataque sistemático contra el ESMAD en redes sociales, después de trinar desde su cuenta @angelamrobledo, desprecio por una actividad educativa de la Policía Nacional, en la pasada feria del libro de Bogotá. Sólo se necesita leer los trinos con hashtag #FueraTanquetaDeLaFILBO para medir el nivel de odio visceral que despertó la Representante contra la Policía y en especial contra los integrantes del ESMAD

Es oportuno preguntar y abrir el debate: ¿Qué grado de responsabilidad penal y política tiene la Representante Ángela María Robledo, en los hechos ocurridos en la Plaza de Bolívar o en los que puedan ocurrir contra el ESMAD? Se debe recordar que Ángela María Robledo, tiene una dignidad, que ostenta una representación ciudadana y que la Constitución la obliga a actuar consultando la Justicia y el bien común.

Nadie desconoce el liderazgo que ejerce entre sus seguidores y que es referente de opinión entre sectores de izquierda, y que cualquiera de sus opiniones puede generar incitación, activar o motivar reacciones incendiarias como las sucedidas en la Plaza de Bolívar. Sería interesante ver en la Corte Suprema de Justicia un debate procesal para determinar si la Honorable Representante incurrió en los delitos penales de Instigación a delinquir o de injuria y calumnia contra la Policía.

@IrreverentesCol

Publicado: mayo 8 de 2016