El candidato chavista Gustavo Petro es un demagogo muy peligro. Su objetivo es alcanzar la presidencia sin importar lo que tenga que hacer, y su cuenta de Twitter le ha servido para replicar todo tipo de falsedades.

En solo una semana de campaña el candidato chavista Gustavo Petro subió a redes sociales un foto montaje, un video montaje, hizo campaña con una niña de tres años abusada sexualmente y su hijo se inventó una amenaza de muerte. Una vez lo hace no tiene problema en no rectificar pues tiene muy claro que es una excelente estrategia de campaña.

Hace escasos días Petro subió a redes sociales un video montaje en el que supuestamente Iván Duque y Poncho Zuleta le cantaban al paramilitarismo. El candidato uribista le respondió que dejara de promover el odio entre los colombianos y le anexó el video original sin editar.

Otro hecho que generó la indignación de buena parte de los colombianos está relacionado con una foto manipulada que subió a redes sociales el candidato chavista.  En la foto se veía a Duque haciendo un supuesto gesto displicente a una persona de la comunidad afro. Tuvo que salir la persona afectada para desmentir el hecho.

El hijo de Gustavo Petro también sigue a la perfección el ejemplo de su padre. Hace pocos días no tuvo ningún problema en inventarse una amenaza. Nicolás Petro expuso que una corona fúnebre que se encontró frente a la estatua de Rodrigo Lara era una amenaza de muerte contra Gustavo Petro. Ignoraba que esa corona de flores había sido envíada por su padre. No rectificó.

En síntesis debemos estar atentos al peligro inminente que representa Gustavo Petro. El candidato chavista está dispuesto a hacer lo que sea para alcanzar sus objetivos y por eso es un error  monumental minimizarlo.

@josecuellob

Publicado: mayo 10 de 2018