A veces con “muy bien”, otras con “con muy bien, lo felicito” y así va variando la recepción del buzón de mensajes de mi celular. Siempre había querido exaltar esa capacidad de Álvaro Uribe Vélez, la coyuntura de esta semana me lo permitió, al acusar al expresidente de inventarse mensajes y publicarlos.

¿Y por qué razón darle tal relevancia a esta noticias? Por la misma razón sobre la cual el expresidente va contestando uno a uno cada mensaje que le llega a su buzón del celular, donde soy testigo, hay una respuesta para cada ciudadano, desde el que se le acabo la bonanza de café, hasta un Embajador que pida una cita, cada quien tiene su espacio y lugar para contestarle.

 

Cuando recibí la noticia de la situación presentada en redes con el mensaje de Uribe, enseguida le dije a la persona, “eso es un pantallazo de un mensaje que le llegó de alguien, Uribe no tiene WhatsApp”, y además  “suele publicar este tipo de mensajes ciudadanos en medio de sus ocupaciones”.

 

Bastante sorpresas he recibido en diferentes momentos, cuando algún tema de conversación debo tener con el expresidente es contestado inmediatamente de sus manos y con sus palabras, aunque no es solo a Nicolás o a Juan o a Pedro o María, es a todos los ciudadanos que por medio de un mensaje expresan aprecio, cariño, tienen una critica, una queja, cualquier comentario, todo es respondido.

No por menos existe la historia en los pasillos de la casa de Nariño que al expresidente Uribe se le quemaron tres (3) teléfonos, luego de en una emisora dar su número personal y ponerlo a disposición de los colombianos para atender llamadas, que cuentan iban desde la varada de un carro hasta el hecho de titular en los noticieros, a todos se les respondió.

Cuando Uribe tiene consideraciones, reflexiones, entre otras cuestiones personales, no duda en absoluto de hacerlas públicamente. No creo que tenga que esconderse en medio de mensajes falsos para hacerle una consideración al país, cuando a diario, con escritos, tweets o videos, lo hace.

Es normal a diario contestar llamadas y mensajes que coinciden en el siguiente propósito “qué pena con usted, ayer hable con el doctor Uribe por chat y me dijo que hablara con usted de este tema”, “Yo recibí un correo del presidente Uribe para pedir una cita” y así sucesivamente la frase “yo chateo con Uribe” se volvió común para cualquier persona que le envíe un mensaje al expresidente.

A mis amigos que escribieron que Uribe se escribió un mensaje así mismo, el primer día les insistí, hoy les compruebo, Uribe no tiene WhatsApp, publicó un pantallazo y hoy el empresario lo confirmó. No desgastemos el tiempo en acabar con una persona, cuando se esta acabando con el país, dediquemos esas horas a Colombia.

 

Hacía mucho no me tomaba a la tarea de hacer una columna con relación a Uribe, no estoy de acuerdo con la personificación y estoy seguro que Uribe tampoco, pues lo que se quiere y lo que le conviene al Centro Democrático es tener una aire de renovación como se ha logrado, trayendo al Congreso y entidades territoriales a personas jóvenes queden un cambio a la política nacional, inspirados en 5 pilares, no en 5 o 1 personas, eso es el Centro Democrático y lo que Uribe a hecho de Partido, una renovación de lo que hay.

Presidente, debo decirle que me honra cada vez que me responde y no dudo que su labor de contestarle a cada uno de los colombianos demuestra el mayor de los talantes.

@NicoUCD

Publicado: junio 24 de 2017