Es evidente que, desde la corte suprema, un sector de magistrados que se ha encargado de corromper y politizar a la justicia, se trazó el protervo objetivo de llevar a prisión, al presidente Uribe.

Nadie duda que el ahora exmagistrado José Luis Barceló, declarado enemigo de Uribe y abierto contradictor de las ideas del Centro Democrático, abusó de su poder como miembro de la sala penal de la corte suprema para impulsar una investigación cargada de falsedades, cuyo único propósito era el de prefabricar un expediente para lesionar de manera grave la dignidad y buen nombre del doctor Álvaro Uribe Vélez.

Un día cualquiera, el país se despertó con la noticia de que el expresidente era objeto de una investigación en la corte suprema por, supuestamente, presionar testigos en contra del senador comunista y abierto defensor de las Farc, Iván Cepeda Castro. En un abrir y cerrar de ojos, Uribe pasó de víctima a victimario, pues él fue quien solicitó que se investigaran a fondo las múltiples evidencias que confirman que Cepeda, abusando de su credencial parlamentaria, se paseó por las cárceles de Colombia ofreciendo toda suerte de prebendas y dádivas a delincuentes de la peor laya, a cambio de que “testificaran” -léase: recitaran un libreto- contra el exmandatario colombiano. 

Iniciada la investigación contra el presidente, por “error”, la corte empezó a oír sus conversaciones, gracias a que un magistrado auxiliar -Iván Andrés Cortés Peña-, solicitó que se interceptara el teléfono de otro congresista, pero por equivocación el número que fue introducido en los aparatos del CTI de la fiscalía, fue el del doctor Uribe. Después de oír más de 20 mil llamadas, se dieron cuenta de la “equivocación”.

Pero el daño estaba hecho. Y Barceló, ese mismo que en desagradable estado de beodez gritaba a los 4 vientos que al precio que fuera iba a encarcelar a Uribe, agarró las conversaciones -grabadas ilegalmente- del presidente Uribe para engrosar el expediente espurio que él mismo escribía, junto al magistrado auxiliar Cortés Peña, quien desde que Barceló salió de la corte, fue generosamente nombrado en la JEP.

Nombramiento de Cortés Peña en la JEP

No deja de ser altamente sospechoso que buena parte de las “investigaciones” de Barceló, que en la práctica eran unos burdos montajes, terminaran en manos del contradictor político de Uribe, el columnista Daniel Coronel Castañeda.

Las filtraciones no cesaron. El CTI se dedicó a elaborar toda suerte de documentos de las chuzadas contra el presidente Uribe, muchas de las cuales terminaron en manos de Coronel, quien recientemente publicó en su columna la transcripción de una de ellas. 

Se trata de una conversación entre el presidente Uribe y el excandidato al Senado por el Centro Democrático, el cesarense Sergio Araujo Castro. 

En esa llamada, Araujo le cuenta a Uribe el resultado de una reunión que sostuvo con el fiscal general de la época, el doctor Néstor Humberto Martínez. Coronel escribió en su columna -intitulada, “Quemen eso”- lo siguiente: “Habla con el Dr. Sergio, quien dice: salimos del despacho de Néstor Humberto, nos atendió muy gentilmente, me dijo que entendió perfecto y me dijo que él había visto un caso similar antes, pero que a esta escala dispondría una comisión y, bueno, salí de ahí muy contento, ya radiqué la denuncia; los abogados dicen que tenemos que hacer escándalo ya porque lo que hay que solicitar (negrilla por fuera de texto) es que hagan alguna corrección, o que quemen eso o lo destruyan”.

De esa conversación, Coronel hace toda suerte de elucubraciones para dar a entender que se trata de la destrucción de pruebas relacionadas con el proceso que Barceló adelantaba contra el presidente Uribe. 

Pero una cosa es lo que escribió el columnista de la revista Semana -medio dirigido por un alevoso sobrino de Juan Manuel Santos- y otra muy distinta lo que se oye en la conversación interceptada. 

Conversación entre el Presidente Uribe y Sergio Araujo Castro

Es clarísimo que Araujo expresó que “hay que evitar es que haga alguna corrección, o que quemen eso o lo destruyan”.

LOS IRREVERENTES, pudieron confirmar con tres fuentes distintas que el motivo de la reunión entre Sergio Araujo y el doctor Néstor Humberto Martínez, tuvo que ver con un asunto relacionado con la posible adulteración de los formularios E-14 durante el escrutinio en las elecciones de Congreso que tuvieron lugar el 11 de marzo de 2018.

Araujo fue candidato por el Centro Democrático al Senado de la República, y obtuvo 22.818 votos. Desde el primer momento, él denunció irregularidades en el conteo, las cuales fueron públicas.

Asistió al despacho del fiscal general para poner en conocimiento de él esa situación y, acto seguido, formuló la respectiva denuncia para efectos de que la fiscalía avocara la investigación de los hechos narrados por él.

Culminada la reunión, llamó al presidente Uribe para efectos de narrarle el desarrollo de la misma. La comunicación se realizó por dos razones potísimas: Uribe es el jefe natural del Centro Democrático -partido que avaló su candidatura- y porque ellos -Uribe y Araujo- son amigos desde hace muchos años. 

Este episodio es una prueba más del burdo tinglado que los enemigos del presidente Uribe han erigido, para sostener un proceso penal en su contra. Barceló, abusando de su condición de magistrado para mandar a chuzar, con apariencia de legalidad, al jefe natural del Centro Democrático, es el arquitecto del crimen. Y claro, Coronel Castañeda, que no observa la más mínima ponderación frente a su enemigo, se encarga de hacer publicaciones con las que evidentemente lesiona todos los derechos del presidente Uribe, empezando por el de la presunción de inocencia, mostrándolo en esta oportunidad, a través de una columna absolutamente falaz, como el criminal que pretende “quemar” pruebas. Seguramente, pretendió, con ese artículo, seguir ejerciendo presión ante la corte para que acelere el llamado a indagatoria que él tanto ha estimulado en los últimos meses. 

Entre cielo y Tierra no queda nada oculto, y el tiempo se ha encargado de demostrar la infamia contra el presidente Uribe. 
@IrreverentesCol

Publicado: agosto 11 de 2019