Para seguir con la idea de demostrar que definitivamente el hombre es su estilo, y este definitivamente afecta e incide notablemente en todos los actos de su vida personal y profesional, traigo a comparación los diferentísimos estilos de los ex presidentes Barack Obama y Donald Trump. La parábola bíblica de San Mateo se asemeja mucho al comportamiento de estos dos ex presidentes.

Jesús en la parábola a sus discípulos, pregunta: “Pero, ¿qué os parece? Un hombre tenía dos hijos. Llegándose al primero, le dijo: hijo, vete hoy a trabajar en la viña, y él respondió: no quiero. Pero después se arrepintió y fue. Llegándose al segundo, le dijo lo mismo, y él respondió: voy, señor, y no fue. ¿Cuál de los dos hizo la voluntad del padre? El primero, responden los discípulos. ¿Cuál de los dos ex presidentes ha dicho la verdad o ha hecho las cosas conforme a los deseos del pueblo gringo?

Barack que dijo que no iba a deportar y ha sido el más grande deportador de inmigrantes, o Donald que dijo que los iba a deportar y finalmente no lo hizo, o por lo menos no tanto como el otro que dijo que jamás lo haría y lo hizo. El partido demócrata fue el que instauró la política de separar a los niños de sus padres en la frontera. Obama no hizo nada para modificar esa costumbre, que entre otras cosas no es una ley. 

En cambio Trump pidió a los congresistas demócratas poner fin a esta horrorosa política de separar las familias una vez que cruzan la frontera de Estados Unidos. En una encuesta pública el pueblo gringo se pronunció considerablemente a favor de desmontar esta aberración. Hasta la silenciosa y absolutamente bella Melania Trump, abogó por su desmonte.

Y bueno… así para todo. Son muchos los ejemplos de esta estrategia farisaica de lobo voraz disfrazado de oveja tierna, de decir que no hará, y mientras subrepticiamente y en “voz baja” sí lo hace. Dijo Barack que no subiría los impuestos y los subió, mientras Trump los bajos, dándole gran impulso a la economía y aumentado el recaudo tributario.

Dijo Barack que aumentaría el empleo para los norteamericanos y el desempleo creció casi al 10%, mientras Trump que lo heredo de él los bajo a 3.9%. Obama ganó un premio Nobel de Paz (caso muy parecido a Juan Manuel Santos, del mundo al revés) y dejó instalada ocho guerras en diferentes países. Trump con su estilo pendenciero y bravucón con ínfulas de peleador callejero, desmontó las ocho guerras heredadas de Obama, haciendo la paz donde era imposible hacerla: en la Coreas y en el Medio Oriente.

Definitivamente el estilo lo es todo y de él depende mucho el éxito alcanzado. Sin embargo no me gusta el estilo encubierto pero muy eficiente de Barack Obama, ni el belicoso aunque finalmente bien intencionado de Donald Trump. Y en cambio me gusta mucho el frentero, directo, sin ambages del ex presidente Álvaro Uribe Vélez.

@GabrielTorices

Publicado: enero 29 de 2021