El domingo pasado, el abogado Jaime Lombana, que en las últimas semanas ha sido objeto de diversos ataques y de guerra sucia por parte de empleados y subalternos del empresario Carlos Mattos, pasó a la ofensiva, anunciando acciones judiciales en los Estados Unidos contra el periodista Gonzalo Guillén, a quien el propio Lombana señala de ser “colaborador de la defensa del señor Carlos Mattos…El señor Guillén está obrando a sueldo de alguien que corrompió la administración de justicia comprando jueces de la República… Eso es muy grave para la sociedad colombiana”.

Igualmente, el doctor Lombana Villalba aseveró que “el señor Gonzalo Guillén, su abogado alias ‘Delator’ y una red de twitteros trabajan interesadamente como defensores de imagen de los acusados por corrupción a la justicia, Mattos y [Alex] Vernot. Parte de esa estrategia radica en desprestigiar al abogado de la contraparte, a los fiscales del caso y a todo aquel que luche contra la impunidad de estos hechos de corrupción”.

De forma sospechosa, Gonzalo Guillén ha sido el encargado de instrumentalizar las campañas de desprestigio en contra de aquellos que han participado en la judicialización del empresario Mattos, quien tarde o temprano deberá volver a Colombia para ponerle la cara a la justicia por corromper jueces con el fin de que se decretaran unas medidas cautelares con las que buscaba evitar perder el control de la comercialización de la marca de vehículos Hyundai, en Colombia. 

A Lombana, los han acusado a través de las redes sociales y de un portal de noticias falsas manejado por los empleados de Carlos Mattos, de lavar dinero y de haber adquirido lujosas propiedades en los Estados Unidos. 

Una vez más, el abogado desmintió tales infundios dejando en claro que las propiedades que posee en los Estados Unidos son fruto de su trabajo como abogado, profesión que empezó a ejercer desde 1987, inmuebles que-por demás- fueron adquiridas antes de que empezara el pleito de Hyundai. 

Así mismo, ratificó que nunca ha tenido cuentas bancarias en Curazao, tal y como lo han aseverado los periodistas subalternos de Carlos Mattos. 

En las próximas horas, Lombana viajará nuevamente a los Estados unidos, esta vez para elaborar las respectivas demandas civiles por difamación, libelo y otros delitos, en contra del periodista Guillén y de su segundo, un sujeto que se presenta con el alias de “delator”. 

Esta no es la primera ni será la última vez que el dúo Mattos-Vernot pongan en marcha su ruin estrategia de liquidar moralmente a sus opositores, a través del periodista Guillén, conocido de autos por su vulgaridad e infinita capacidad para mentir. 

@IrreverentesCol

Publicado: febrero 13 de 2020