Ya, es cuestión de días, horas, minutos y de segundos para que sea domingo 17 de junio, y no es cualquier domingo, sino que es la fecha en la que Colombia nuevamente volverá a soñar, a respirar, puesto que la ciudadanía se volcará a las urnas masivamente a votar por la esperanza, a votar por el mejor equipo representado hoy en Iván Duque y Marta Lucía Ramírez. El apoyo y acompañamiento por parte de la gente a lo largo de estos meses ha sido apoteósico en cada rincón de Colombia, desde el Amazonas hasta la Guajira, y desde el Cauca hasta la frontera con Venezuela. Estamos hastiados de promesas en mármol como la de Santos con los impuestos, estamos cansados de la inseguridad que crece de manera silenciosa, estamos agotados de la falta de oportunidades pero en especial estamos desesperados al no saber para dónde va Colombia, la incertidumbre ha venido desmoronando a la Nación; pero ese tiempo ya está acabando, la esperanza se vive en cada esquina del país, los sueños nuevamente florecen cual primavera y las ganas de seguir luchando por esta patria se acrecientan.

Cada ciudadano que recorrió calles, que habló y habló con sus amigos y familiares para convencerlos de que Duque es la mejor opción, se verá reconfortado al ver los frutos de su labor; pero a partir del 18 de junio Duque será el Presidente electo de todos nosotros, sin distingo o preferencia alguna. De ahí a que la responsabilidad aumenta, y no solo la de él como líder de la Nación sino también la de todos nosotros como colombianos que somos para acompañar, para coadyuvar a mejorar nuestra tierra y a cimentar un futuro cierto. Debemos ser conscientes que este país es de todos, que nadie es dueño del otro, y que si nos unimos seremos imparables, ningún obstáculo será fuerte como para detener el avance de Colombia. Pero todo esto no lo logramos con odio, ni con envidia, mucho menos con celos o resentimientos. Esto y más, lo podemos alcanzar con trabajo arduo y mancomunado. 

Es el momento de que las nuevas generaciones ocupemos espacios de poder y hagamos mucho más de lo que nos dejaron los “viejos padres de la patria”. Se trata de trabajar para alcanzar nuestros sueños, y en ello los jóvenes tenemos toda la energía y la creatividad para hacerlo.

Paisano y compatriota, copartidario y vecino, votemos por la esperanza, démosle la oportunidad a los jóvenes, démosle la oportunidad a alguien nuevo y sin tacha en la hoja de vida, démosle la oportunidad a Colombia, porque Duque y Marta Lucía representan esa diversidad y ese empuje que solo los colombianos tenemos. Construyamos, no destruyamos.

Duque Presidente.

Marta Lucía Vicepresidente.

@AndresSaavedra_

Publicado: junio 14 de 2018