La discusión sobre las listas por voto preferente o no preferente, es decir, lista abierta o lista cerrada respectivamente, lleva varios años en el ambiente político nacional. Una lista cerrada es aquella en donde el elector vota por un partido o movimiento político y no por una persona; en esta, los candidatos se organizan de forma descendente, y quien esté más arriba tiene mayores posibilidades de obtener la curul. En una lista abierta, el candidato pasa a convertirse en un número, el cual el ciudadano el día de las elecciones debe marcar. Cada una tiene sus pros y sus contras, dependiendo desde donde se le mire.

En el 2014 el naciente partido Centro Democrático (CD) participó en las elecciones a Congreso con una lista cerrada, permitiendo obtener un número significativo de curules y por ende la personería jurídica. Ya en el año 2018, 17 partidos y movimientos políticos inscribieron listas abiertas, y tan solo seis lo hicieron por listas cerradas. Personalmente soy partidario de las listas cerradas, ya que estas promueven más la visión colectiva de un partido, de un grupo de ciudadanos. Pero soy partidario, valga decir, siempre y cuando existan unas reglas claras de juego desde el principio, las cuales le permitan al precandidato ser consciente a qué se va a someter, para que al final del día el resultado arrojado sea respetado y acompañado por todos. Por ejemplo como ocurre en España, en donde algunos partidos realizan primarias internas, lo cual fortalece la democracia de cada partido, legitima a cada candidato y lo más importante, hacen de cada militante un actor esencial de las decisiones y no solo una arandela como ocurre generalmente.

El CD tiene en sus estatutos la posibilidad de trabajar la lista abierta o cerrada, dependiendo el contexto político y la intención de los candidatos. Nos encontramos ya en época preelectoral para las elecciones regionales y locales de 2019, y el CD cuenta con 37 aspirantes a aval para el Concejo de la capital caucana. De esos 37 tan solo 19 tendrán la posibilidad de integrar la lista a esta corporación. Todos los hoy precandidatos son personas con un trabajo comunitario extraordinario, y encontramos desde jóvenes hasta personas ya maduras en el campo político. Con seguridad esta será una lista fuerte que entrará a disputar un número significativo de curules.  

Dialogando con varios de los hoy aspirantes a aval, se encuentra uno que existe un consenso amplio en que la lista al Concejo de Popayán debe ser por voto preferente, es decir, una lista abierta que permita que cada uno de los 19 candidatos trabaje de manera intensa para así poder lograr la credencial. Ya el tiempo está muy encima como para que se piense en cerrar la lista, dado que una encuesta, una votación interna entre otras herramientas existentes no tendrán cabida, máxime cuando desde un principio no fue claro este escenario. Y menos que sería conveniente cerrar la lista empleando la dedocracia.

Así pues, como ciudadanos del municipio y militantes del CD pedimos que se entreguen los 19 avales acorde a los parámetros y procesos establecidos por la Dirección Nacional del partido, y que en una lista abierta cada quien demuestre sus capacidades y potencialidades para hacerse a la curul.

Unidos obtendremos la victoria el próximo 27 de octubre.

@AndresSaavedra_

Publicado: mayo 30 de 2019