Más de 100 llamadas entran al día a mi celular o al número celular que plasmé en las vallas y tarjetas que entrego a diario; de esas 100 llamadas o más, son supuestos “líderes” que quieren trabajar conmigo en la causa (ellos le llaman campaña). Nunca entiendo por qué me dicen doctora, como si el estar en una valla publicitaria me hubiera hecho acreedora instantáneamente de un doctorado o la profesión de médico.

Después de explicar que no soy médico y que no poseo doctorado y que me pueden llamar por mi nombre, entramos en una especie de negociación; explico en detalle cuál es mi causa, cuáles han sido mis denuncias sobre procesos de corrupción muy graves en el departamento de Santander y una breve historia de mi vida… ellos se emocionan y yo me emociono al escuchar que quieren “colaborarme”.

Hace poco, uno me dijo que tenía más de 4000 votos. Le pregunté cómo hacía para que esos votos me los redireccionaran a mí, me dijo que teníamos que hablar personalmente y que si le podía pagar los pasajes para “cuadrar” el modo de pago.

Otro, me abordó hoy, después de estar reunida con él por más de 30 minutos, demostrándome su capacidad de liderazgo, al final, “doctora, entenderá que llevarla a mi zona, le cuesta porque allá es con plata la cosa” …

Querido “líder” que seguramente no vas a leer esta columna ni esta desilusión que me embarga, no te voy a comprar un solo voto ni voy a canjear tu miseria a cambio del liderazgo que me ofreces. Te invito a que busques a los clanes políticos de la región, allá, sé que están dándoles motos a líderes como tú, a otros, les pagan en efectivo y a los que peor les va, los ponen a trabajar a cambio de un puesto que jamás llega en 4 años. Ellos te robaron el futuro, las vías, la educación y la salud que no tendrás cuando te enfrentes a esa EPS a la cual madreas cada vez que tienes que ir a que te atiendan y te receten acetaminofén, para disimular quizás el cáncer que crece silencioso en ti o en alguno de tus familiares porque sabrás, que la politiquería cuesta, y cuesta bastante porque cuando tratamos de hacer las cosas de forma decente (política), aparecen personajes como tú, que exigen dineros. Tú te pagas tu formidable liderazgo, el mismo que tiene al país, sumergido en la corrupción. Tu les pagas con tu “liderazgo” las mansiones de más de 3 mil millones donde vive un Bernabé Celis o un Hugo Aguilar. Tu pobreza querido líder, quién lo fuera a pensar, es la que mantiene a estos bandidos andando en porsches por carreteras llenas de huecos. A esos ni se te ocurra llamarlos por su nombre, ellos sí hicieron doctorado en cómo robar al Estado. Son tan especialistas, que se aparecen solo en elecciones y te compran el alma.

Ahora querido “líder” que, si te sorprendes de esta reflexión, te invito a votar por mi # 52 o por mi partido El Centro Democrático, pero si no te gusta mi propuesta, o la de mi partido, busca a esa gente decente en otros partidos y si no encuentras a nadie que te guste, te invito a votar en blanco, pero no sigas eligiendo lo mismo.

P.D. El presidente Álvaro Uribe Vélez, propuso en Santander que los candidatos al senado, hiciéramos una unión en torno a la persona con más fuerza. Las puertas de mi causa, están abiertas…

@LeszliKalli

Publicado: enero 25 de 2018