Después de más de un año y medio de detención injusta, recuperó su libertad por orden de un juez bogotano.

El concejal Omar Mejía Báez, detenido desde abril de 2015 en el marco de la investigación sobre la corrupción en Bogotá, fue liberado de manera inmediata por orden de un juez de la capital colombiana.

El proceso contra Mejía Báez está plagado de irregularidades. Desde el primer momento, y con toda la razón, la defensa del excabildante, ha alegado que su detención carecía de todo sustento.

La estrambótica investigación adelantada contra Mejía se fundamenta en el hecho de que él no hizo un debate de control político, lo cual es un argumento deleznable que el fiscal del caso, Juan Vicente Valbuena, logró vender de manera tramposa en la audiencia de imputación de cargos ante el juez que en su momento impuso la medida de aseguramiento.

Con éxito, la defensa del exconcejal conservador se ha enfocado en demostrar que los testimonios del condenado exsecretario de Salud de Bogotá, Héctor Zambrano, son totalmente falsos. Existe la certeza de que éstos fueron motivados por la oferta de beneficios que en su momento le hizo el muy cuestionado fiscal Juan Vicente Valbuena.

La libertad de Mejía Báez se produjo sin que la fiscalía se opusiera o presentara algún tipo de recurso, lo cual indica que el órgano investigador, bajo la administración de Néstor Humberto Martínez está descubriendo las cantidad de irregularidades cometidas en este caso durante la administración del siniestro dúo integrado por Montealegre y Perdomo.

@IrreverentesCol