Juan Manuel Santos no sea cínico y cuéntele a los colombianos cómo autorizó las cuotas de Roy Barreras para manejar Caprecom.

¡Sí! El presidente nos toma por tontos.

Los encargados de la paz son los asesinos con el negocio de la salud de los colombianos.

Roy Barreras fue nombrado vocero del presidente en Cuba y gran promotor de ese esperpento llamado paz. Ahora el presidente le exige al Fiscal de dientes pa´ fuera, que acelere las investigaciones sobre los peores robos al sistema de salud de los colombianos como en el caso de SaludCoop y Caprecom; pero lo que no cuenta el presidente, es que su gobierno autorizó todas las hojas de vida que el senador Roy Barreras presentó para que asumieran cargos importantes dentro de Caprecom.

Varios medios de comunicación se encargaron de realizar las respectivas denuncias: La Otra Cara, La Silla Vacía, El Espectador, El Tiempo, Revista Dinero, La FM con Vicky Dávila, entre otras, donde entrevistaron al senador Ernesto Macías del Centro democrático cuando era candidato y manifestó que Roy Barreras actuaba como dueño de la EPS.

Así mismo innumerables denuncias de los miembros del sindicato de Caprecom narraron en varios testimonios, que era imposible salvar a la entidad porque Caprecom, se había convertido en la caja menor de los políticos y en especial de Roy Barreras que disponía a quien se le debía favorecer con determinados contratos de montos que superaban en su mayoría los 4 mil millones de pesos y sin pasar por el debido proceso de licitación; adjudicados a dedo, por la gracia de la gente que Santos y Roy ayudaron a elegir.

Cargos que lograron el malversación de más de 500 mil millones de pesos; cargos que modificaron el manual de contratación. Así fue como la ultima directora, Luisa Fernanda Tovar, el secretario general, los directores administrativos y financieros, llevaron al colapso y su posterior liquidación de la única EPS Estatal del país que se encargaba de prestar los servicios de salud a todos los trabajadores públicos de Colombia.

En su momento nombraron a Juan Carlos Botero, un reconocido odontólogo con amplia experiencia para que tratara de remediar el daño que habían causado las cuotas politiqueras, con tan mala suerte, que el señor Botero, renunció a los dos meses. Argumentó que su denuncia se debía por factores externos pero lo cierto es que le entregaron un barco a la deriva sin mando de timón. No le permitieron nombrar a su equipo, todos los asesores se los querían imponer y ese fue el motivo real de su renuncia.

En varias ocasiones los medios han entrevistado a Roy Barreras quien al estilo Petro o Hollman Morris, sale a decir que se trata de un ¨complot¨ en su contra cuando estaba a punto de concretar la elección de ser presidente del Senado de la Republica, pero también afirma en todas las entrevistas: ¨A la opinión publica no debería sorprenderle que los políticos que ganen las curules, sean los que gobiernen.¨

Hace dos días la Unidad Investigativa de El Tiempo, puso en la palestra pública las investigaciones sobre Finsema, fundación manejada por Luis Alberto Gil, dueño de Opción Ciudadana y un sin numero de empresas fachadas para el manejo de la contratación pública a nivel nacional, departamental y municipal.

Antiguo creador de Sol Salud, hoy en día liquidada por malos manejos y cuya deuda sigue vigente. Hablé de ello en la columna pasada donde conté como Roy Barreras, extrañamente trataba de manipular o cambiar al interventor delegado, quién sabe con qué oscuros intereses para tapar a los responsables criminales que causan directamente la muerte de personas por el pésimo servicio que prestaban.

Yo te ayudo y tu me ayudas. Yo te pongo mi partido político a tu favor a cambio de que no me perjudiquen las investigaciones de tu amigo, el nuevo fiscal…

Ahora se escucha en Santander cómo Luis Alberto Gil, alias El Tuerto, busca endosar su capital político a Cambio Radical con tal de evitar, terminar de nuevo tras las rejas, ya no por parapolítica sino por las negras irregularidades cometidas en el tema de la salud, entre esas, Sol Salud y Finsema. Así como lo hace Roy Barreras cada vez que alguien propone un debate en el congreso sobre el tema de la salud y las aseguradoras, el tema pronto se hunde.

Casi a ningún congresista le interesa entrar a debatir sobre el tema porque la mayoría tienen parcelitas en el terreno del sistema de salud. Además, Roy Barreras era el presidente del Senado, y la esposa del Tuerto Gil, la hoy senadora Doris Vega, también es una abanderada de la Paz y protegida por Juan Manuel Santos.

Si Santos de verdad quiere que el nuevo Fiscal General de la Nación proceda en los desfalcos al sistema de Salud, ¿por qué le da tanto poder a estos senadores y los ubica en Cuba convirtiéndolos en embajadores de su paz?

Para nadie es un secreto que el Fiscal electo es de las entrañas de Germán Vargas Lleras, pero tampoco se puede afirmar que actuará para favorecer a su amigo y menos para que le ayude a limpiar el prontuario a posibles aliados en la carrera que emprenderá a la Presidencia de la República German Vargas.

El presidente Juan Manuel Santos le exigió al nuevo Fiscal General de la Nación, resultados en las investigaciones que misteriosamente cesaron con el abogado de SaludCoop, el ex fiscal Eduardo Montealegre que parecía más un abogado de los intereses privados de esas EPS que Fiscal General.

Por el bien de este país, le exigimos al Fiscal General, al Vicepresidente y futuro candidato, que no se dejen manipular. No todo vale. A los asesinos que causan muertes de niños y madres, no se les debe tener en cuenta. Empiecen una carrera limpia. Tiene ustedes un lienzo en blanco.

Señor Fiscal, sea un ejemplo para este país que tanto lo necesita y contará con el respaldo de todos los colombianos decentes que estamos agotados de la corrupción.

Pd: Hay un Jaguar rondando en la zona de Puerto Berrio y corredor hacia Cimitarra, por favor, si lo llegan a ver, no lo maten, llamen a las autoridades ambientales.

@leszlikalli