La captura de alias Don Ti, confirma que las Farc siguen mentidas de lleno en el negocio del narcotráfico.

Es evidente y se ha denunciado en todos los tonos: unos mafiosos de las Farc, como Timochenko e Iván Márquez fungirán como dirigentes políticos, mientras que en la retaguardia, otros capos continuarán en la clandestinidad administrando el multimillonario negocio del narcotráfico, respaldados por un poderoso aparato criminal, al que ahora llaman “disidencias”.

El negocio es redondo: podrán seguir inundando con cocaína al planeta entero, con la seguridad de que jamás serán llevados ante la justicia gracias al blindaje jurídico que les otorgó Santos y que recientemente les garantizó la corte constitucional.

La operación criminal está perfectamente planificada y el libreto debidamente redactado. Cuando caiga uno de los que les maneja el negocio, las Farc alegarán que la captura es ilegal porque la persona en cuestión está cobijada por el acuerdo de La Habana que, entre otras, dejó abierta la puerta para que esa guerrilla pueda seguir traficando con cocaína durante el tiempo que le venga en gana.

Tito Aldemar Ruano Yandun, alias Don Ti, es, sin duda alguna uno de los narcotraficantes más poderosos del sur del país. Las Farc, han venido trabajando con ese delincuente durante más de 15 años y ahora que ha empezado el festival de la impunidad, como es natural esa guerrilla le vendió su respectivo cupo para hacerse pasar como “miliciano”.

El tiquete incluye, por supuesto, impunidad total. Así, alias Don Ti, duerme en la zona de despeje que Santos le entregó a la guerrilla en el área rural de Tumaco y durante el día puede concentrarse en la coordinación del envío de toneladas de cocaína hacia los Estados Unidos.

La policía, en un esfuerzo gigantesco, capturó al mafioso y de inmediato la guerrilla reclamó su liberación, alegando que se trata de un simple y humilde “guerrillero de la base injustamente perseguido por la justicia”.

Tan peligros resulta el mafioso alias Don Ti, que para la DEA es uno de los principales objetivos en la lucha contra el narcotráfico, razón por la que dese hace cerca de 4 años un juez federal formalizó una solicitud de extradición en su contra.

Para Timochenko y sus secuaces, Ruano es un campesino insurrecto, mientras que para la justicia estadounidense, se trata de un capo de capos, estrechamente vinculado con los carteles de Sinaloa y Jalisco, organizaciones a las que les vende la cocaína que luego es despachada hacia el territorio norteamericano.

 

Recompensa ofrecida en los Estados Unidos por alias “Romaña”

Romaña al rescate

El primero en salir a defender al mafioso fue otro gran capo de las Farc: Henry Castellanos Garzón, alias Romaña por quien la justicia de los Estados Unidos ofrece una recompensa de $2.5 millones de dólares a quien ayude a su captura, pues es solicitado para que responda por delitos de narcotráfico en ese país.

Según Romaña, su compinche alias Don Ti, “tiene 20 años de militancia en la columna Daniel Aldana, hizo todos los procesos de dejación de armas, tiene todos los certificados de las Naciones Unidas, tiene el certificado de la oficina del alto comisionado para la paz y en un acto de agresión, en un acto de sevicia, en un acto de irresponsabilidad, hacen una operación aérea y se llevan a un compañero que era muy querido… Es una actitud (sic) de darle una puñalada al proceso de paz”.

La debilidad del gobierno de Santos frente a las Farc es más que evidente, razón por la que no se descarta que al final, el presidente suelte al peligroso capo valerosamente capturado por la policía antinarcóticos de nuestro país. Para las Farc, recuperar a uno de los encargados de mantener en funcionamiento su criminal negocio del narcotráfico es igual o más importante que hacer política y por eso el tono amenazante y agresivo con el que están ordenándole a Santos la liberación inmediata de alias Don Ti.

@IrreverentesCol

Publicado: octubre 23 de 2017