Análisis de Camilo Rubiano Becerra

Este primer mes del año, ha traído consigo uno de los escándalos de corrupción más grandes y preocupantes. La otrora gran empresa de la infraestructura, hoy se encuentra en el ojo del huracán por haber entregado sobornos en 12 países, para quedarse con un número importante de contratos en América Latina. En Colombia, hasta ahora se está destapando esa olla podrida y como es costumbre, lo primero que hizo el gobierno Santos fue coger el espejo retrovisor y acusar de manera irresponsable a la pasada administración. Ante esto es preciso aclarar y contextualizar cual es la situación real, para que los colombianos entiendan la gravedad del asunto y conozcan los presuntos actores de este terrible caso de corrupción.

Según información del Departamento de Justicia de los Estados Unidos, Odebrecht pago sobornos por cerca de 11 millones de dólares a funcionarios colombianos. Respecto a eso, se han dado las capturas del ex viceministro de transporte García y del ex senador Otto Bula, sobre lo cual, el país espera que les caiga todo el peso de la ley. Como consecuencia, el secretario para la Transparencia, de la Casa de Nariño, ha señalado de manera enfática que el gobierno Santos no quiere a Odebrecht en Colombia. Por lo que surge una primera pregunta. ¿Cuál ha sido el comportamiento del gobierno Santos con Odebrecht?

Para esto, es importante analizar los mas importantes vínculos contractuales que tiene Odebrecht con el Estado colombiano y donde ha intervenido el gobierno Santos.

Primero. Contrato de la Ruta del Sol tramo 2, donde Odebrecht tiene el 62%, Corficolombiana el 33% y los hermanos Solarte el 4.99%. Lo curioso de esto, es que uno de los socios de Odebrecht en este contrato, es el banquero Luis Carlos Sarmiento, gran amigo y persona que le ha financiado varias campañas a uno de los posibles candidatos presidenciales que va a apoyar el presidente Santos. Adicionalmente, este contrato ha tenido varias prórrogas y adiciones, pero la que más llama la atención, fue la que se dio a través del Conpes 3817, donde se incluye un tramo nuevo que comunica a Ocaña con Gamarra y que tuvo un valor de cercano a $900.000 millones de pesos. Lo delicado de esto, es que Gina Parody ministra de Educación de la época, no se declaro impedida y aprobó el Conpes, teniendo en cuenta que su familia es propietaria del único puerto que hay en el municipio de Gamarra y que sin lugar a dudas, se iba a ver beneficiado por ese nuevo tramo de la Ruta del Sol.

Segundo. Contrato Navegabilidad del Rio Magdalena, donde Odebrecht tiene el 87% y Valorcon que pertenece a la familia Gerlein tiene el 13%.  Este contrato que fue adjudicado en el mes de agosto del  año 2014 y tuvo un valor de 2.5 billones de pesos, pero al día de hoy no ha entrado en funcionamiento porque no han podido presentar el cierre financiero, ya que no han logrado que los bancos respalden el proyecto. Lo curioso, es que teniendo todos estos problemas, la semana pasada se dio a conocer que el Banco Agrario le desembolsó un préstamo de $120.000 millones de pesos, a una tasa preferencial que nunca podrá ver un campesino colombiano y sobre el cual el consorcio ya incumplió con el primer pago de la deuda. Cabe recordar, que la junta que aprobó este importante préstamo a una empresa que tenía una compleja situación, está conformada entre otros, por el ministro de Hacienda Mauricio Cárdenas , que en los últimos meses ha estado inmerso en escándalos como el de Reficar y Bioenergy y el ministro de Agricultura  Aurelio Iragorri.

Teniendo en cuenta lo anterior, es fácil concluir, que la verdad del caso Odebrecht, es que el gobierno Santos a través de varios funcionarios, tiene una estrecha relación con esta empresa y sus socios, se han visto beneficiados con las obras en las que esta empresa interviene y por último han estado presentes y han tomado decisiones bastante irresponsables para entregar un poco mas de 1 billón de pesos entre adiciones y préstamos a la empresa más cuestionada en estos momentos en el mundo, como lo es Odebrecht.

@camilorubianobe

Publicado: enero 24 de 2017