No la tiene fácil el senador de las Farc Iván Cepeda, conocido de autos por el alias de ‘Don Iván’ quien está recibiendo serios cuestionamientos por importantes dirigentes políticos de los Estados Unidos. 

Hace pocos días, el reconocido congresista republicano Mario Díaz-Balart, le remitió una fuerte comunicación al fiscal general estadounidense, William Barr, solicitándole información respecto de las andanzas de ‘Don Iván’ en las cárceles estadounidenses a las que viajó con el fin de ofrecer beneficios a cambio de falsos testimonios contra el presidente Uribe. 

Puede leer en Los Irreverentes

Se enreda situación de Cepeda en EE.UU

Pero Díaz-Balart no es el único político norteamericano sinceramente preocupado por los movimientos oscuros de Cepeda Castro. El prestigioso dirigente Connie Mack hizo pública una misiva dirigida directamente a ‘Don Iván’, con copia al fiscal general de Estados Unidos y al director del FBI, Christopher Wray.

Mack fue directo al grano, formulando interrogantes que ‘Don Iván’ difícilmente podrá responder. Una de las preguntas tiene relación con el papel del congresista de las Farc en la liberación y posterior fuga del capo, alias ‘Jesús Sántrich’ luego de que un gran jurado elevara cargos por narcotráfico en su contra. 

“¿Tiene usted contacto directo o a través de terceros con Sántrich?”, es una de las preguntas clave contra Cepeda quien también fue inquirido por sus anteriores comunicaciones con ese jefe del narcotráfico, al preguntársele si ha borrado o desaparecido ‘chats’ o correos electrónicos cruzados con ese individuo. 

El cuestionario elaborado por Mack tiene el propósito claro de conocer por parte de ‘Don Iván’ cuándo empezaron sus relaciones con las Farc, particularmente con los narcotraficantes ‘Sántrich’ e ‘Iván Márquez’. Así mismo, el líder republicano, quiere saber si Cepeda juró en los Estados Unidos nunca haberle prestado algún tipo de colaboración a las Farc, organización que es catalogada como terrorista por la justicia y el gobierno de ese país. 

Cepeda Castro, fiel a su estilo alevoso, alega que no responderá los cuestionamientos y, fiel a su costumbre, se apresuró a alegar que es “víctima” de una persecución.

A ese sujeto no lo persiguen los republicanos estadounidenses, sino su pasado oscuro con la banda terrorista de las Farc. 

Valga recordar que ‘Sántrich’ y ‘Márquez’ son catalogados como objetivos de alto valor por la justicia norteamericana, que oportunamente fijó una multimillonaria recompensa de U$10 millones de dólares para cada uno de esos capos de la mafia. 

La diferencia entre Colombia y los Estados Unidos, es que en el país norteamericano, Cepeda no podrá presentar falsos testigos ni ejercer presiones indebidas ante la administración de justicia. Tarde o temprano, ese individuo terminará sentado sobre el banquillo de los acusados, respondiendo por sus innegables e insoslayables vínculos con agentes destacados del narcotráfico y del terrorismo internacional. 

@IrreverentesCol

Publicado: octubre 23 de 2020