La combinación de todas las formas de lucha siempre fue una metodología de las guerrillas marxistas, que incluso las llevó a convertirse en grandes carteles cocaleros. En esos ires y venires, narcoterroristas como las Farc fueron sofisticándose de manera que llegaron incluso a contar en su momento con un brazo armado, otro político y pasaron de ser un grupo subversivo a uno de secuestradores, asesinos, narcotraficantes y en resumidas cuentas: terroristas.

Con el paso de los años, también ha ido mutando la forma en que las Farc ejecuta su plan para desestabilizar el país  Hace tan solo unos días recibimos una denuncia ciudadana indicando amenazas a empresarios, claro está, a título de extorsión. Lo tenaz de todo esto es que usando medios tecnológicos fueron capaces de paralizar la operación de la empresa, al tiempo que exigían el pago de una suma elevada de dinero en Bitcoins. De narcoterroristas a ciber terroristas. No faltaba más.

Sin embargo, no paran ahí las cosas con este brazo armado de Farc que amenaza a nuestro país. En Tumaco, Nariño, fueron encontrados dos drones cargados de explosivos, tachuelas y tuercas con la intención de ser usados como armas no convencionales (de esas que tanto usaron las Farc). Aun se está a la espera de dar con los responsables, pero nada raro tendría que, por la zona de influencia, fueran las Farc o el ELN quienes estuvieran detrás de todo esto.

La combinación de las formas de lucha ha llevado a que no podamos como país fumigar con libertad los cultivos ilícitos, pero seamos susceptibles a ser “fumigados” con drones explosivos por estos verdaderos enemigos de nuestro orden legal. Lo cierto es que es precisamente la coca que inunda este país la raíz de todas las violencias. Debemos ser implacables en su lucha, en la búsqueda de soluciones para la sustitución efectiva de cultivos y en perseguir y capturar a los bandidos de las Farc que aun continúen delinquiendo en Colombia.

Debemos Pararle-Bolas a las nuevas formas de lucha de los grupos narcoterroristas en Colombia. El uso de tácticas de guerra cibernética o la utilización de nuevas armas no convencionales debe servir de alerta, si se quiere, para fortalecer nuestras Fuerzas Militares y de Policías para que puedan proteger mejor a Colombia. No se pueden escatimar recursos si lo que buscamos realmente es lograr una paz y seguridad con legalidad en nuestro país. No podemos mostrarnos débiles ni poco preparados para combatirlos. Debemos estar  prestos para vencerlos, sea cual sea el campo de batalla en que éstos bandidos entren a operar. Las instituciones democráticas deben ser más fuertes, modernas y llevarle la delantera a la criminalidad siempre.

@gabrieljvelasco

Publicado: septiembre 23 de 2019