En el decurso de la historia las ideas se van transformando, al menos así es como muchos advierten el cambio de los tiempos. Sin embargo, en determinados casos, las ideas permanecen inmutables, lo único que cambia son las figuras que las representan. Esto es lo que ocurre en el caso de Jair Peña Gómez y Miguel Angel Cetina, dos jóvenes conservadores que hacen un fuerte llamado a que su Partido, el Conservador, retome su rumbo y respete el legado de sus fundadores y grandes doctrinantes.

En carta dirigida al directorio nacional conservador, estos dos jóvenes lideres del partido le plantean a las directivas azules su preocupación “por la situación actual de nuestro Partido Conservador. En el último lustro se ha perdido la coherencia que nos ha distinguido durante 167 años de historia. Sentimos que hemos dado un salto de la sensatez al disparate; de la lógica a la irracionalidad. Hoy por hoy un considerable número de nuestros dirigentes (espacialmente Senadores y Representantes) han decidido de manera deliberada omitir y desdeñar las advertencias del gran estadista Álvaro Gómez Hurtado acerca del régimen, y prefieren sentarse en la mesa de los hipócritas a comer el pan del engaño”.

“Nos encontramos ante una auténtica tergiversación de los valores conservadores. Bajo la administración liberal de Juan Manuel Santos, hemos cedido nuestra soberanía ante las pretensiones de Nicaragua, secundada por el comunismo internacional. Mientras nuestro Partido se encuentra tímido, apocado y a la sombra. Perdimos 75.000 km2 de océano y callamos ante esta injusticia. La frontera con Venezuela se encuentra cerrada desde hace 9 meses y el presidente guarda el silencio de los cobardes, temiendo que dicho país deje de ser garante de la pantomima que en La Habana se adelanta”, afirmaron los indignados jóvenes conservadores en su misiva.

En aras de conocer un poco más a fondo sus valiosas opiniones, LOS IRREVERENTEShablaron con dos de los signatarios de la carta, Jair Peña y Miguel Ángel Cetina.

 

 

 

 

 

 

 

 

Jair Peña y Miguel Ángel Cetina, Dos jóvenes que ejercen liderazgo en el conservatismo colombiano

LOS IRREVERENTES ¿Qué significa ser conservador en el siglo XXI?

JAIR PEÑA: Hoy por hoy ser conservador es un acto de auténtica irreverencia. Contrario a lo que muchos consideran, ser conservador no significa oponerse a los cambios, ni mucho menos se reduce a ser ‘camandulero’; ser conservador es creer en la evolución y en el desarrollo, es entender que ello es fruto del respeto al orden y un conocimiento profundo del legado histórico y cultural de tu país. Bien lo dijo Winston Churchill, “cuanto más tarás puedas mirar, más adelante verás”.

LI ¿Cuál es la situación del Partido Conservador en la actualidad?

MIGUEL ANGEL CETINA: Es realmente alarmante. La gran mayoría de nuestros dirigentes no se rigen por lo principios que han caracterizado al Partido, sino que conducen su actividad política basados en cálculos electorales y apetitos burocráticos. Y cómo si fuera poco, este mal ejemplo sirve de excusa para que quienes obran de manera incorrecta dentro de la colectividad, justifiquen sus acciones.

LI ¿Qué los motivó a enviarle esta carta a las directivas del Partido?

MAC: La razón principal es el desconocimiento de la voluntad del pueblo conservador, que se encuentra huérfano y a la intemperie al no estar representado en las tareas gubernativas del Partido. No existe coherencia entre las tesis que el Partido pregona en época electoral y las que defiende en el ejercicio de sus funciones. Hay un rompimiento entre el establishment y las bases conservadores. Esto se debe a que los dirigentes proceden de forma poco ética, al antepones los intereses personales a los intereses nacionales.

LI ¿Qué esperan que pase dentro del Partido luego de esta carta?

JP: Anhelamos que el Partido retome su rumbo y sea consecuente con los principios que han regido su historia. A su vez esperamos que deje de dar respuestas timoratas ante los acontecimientos que se suscitan en el país y sepa estar – parafraseando a don Laureano Gómez – a la altura de su deber.

@IrreverentesCol