Durante mucho tiempo advertirnos que el acuerdo FARC- Santos significaba el lavado de activos más grande en la historia de país. Hoy vemos que las FARC tienen miles de millones de pesos escondidos y que seguramente ese dinero se está utilizando para actividades poco santas en plena época electoral.

Hace algunos meses las FARC entregaron una lista de bienes. En ese inventario supuestamente se anexaba todo el patrimonio de las FARC  y todo aquel que osaba a cuestionarlo era tachado de “enemigo de la paz” por aquellos que se creen los dueños de la moral en este país. Sin embargo el tiempo nos da la razón y con profundo desconcierto vemos como día a días les encuentran miles de millones de pesos a los bandidos de las FARC.

Es menester recordar que finalizando el mes de enero se logró identificar un centenar de bienes de las FARC en Ecuador y que el fiscal general pidió al gobierno de Lenin Moreno la cooperación necesaria para hallar más propiedades del grupo terrorista en el país vecino. Sin embargo pareciera que la gente se olvidó de este episodio y de otros tantos que dejan en evidencia el buen negocio que hizo las FARC.

El último episodio relacionado con las FARC y los bienes que no reportaron lo conocimos hace pocas horas. La Fiscalía reportó la ocupación más grande de bienes a testaferros de las FARC. Las propiedades fueron cerca de 60 locales que se encontraban ubicados en diversas ciudades del país y que estaban avaluados por 650.000 millones de pesos.

Lo anterior evidencia que el acuerdo FARC- Santos fue un negocio redondo para los terroristas y que las advertencias que desde hace mucho tiempo se habían ilustrado tenían sustento. Ahora la pregunta es: ¿Cuándo van a comenzar a responder los jefes de las FARC por este nuevo “conejo” al acuerdo?

@josecuellob

Publicado: febrero 22 de 2018