¿Las imbecilidades del comunismo son exclusivas de países latinoamericanos (Cuba y Venezuela, por ejemplo) o también las sufren los europeos? 

El comunismo es una majadería universal que contagia en todos los continentes. Alemania es el país mas rico de Europa y la cuarta potencia del mundo. Su gobierno nacional es liberal y ha sido garantía para un progreso continuado.

Pero desde hace cuatro años, Berlín es un parche ‘verde – social – comunista’. La capital de Alemania está gobernada por la izquierda. ¡Y qué fiasco! Esta semana, la prensa europea informa, escandalizada, que en Berlín es prácticamente imposible conseguir una vivienda de alquiler; que hay barrios en donde por cada apartamento con el aviso “se alquila” aparecen 417 clientes que compiten por tomarlo. No ocurre lo mismo en Múnich ni en Düsseldorf ni en Hamburgo ni en ninguna otra ciudad; solo en Berlín.

¿Por qué? Porque a Berlín la gobiernan los comunistas, con su demagogia, con sus imbecilidades igualitaristas y ‘buenistas’.

La administración berlinesa decidió, de buenas a primeras, limitar los precios de alquiler de vivienda. A esa ‘genialidad’ contra el libre mercado le ha respondido el propio mercado: la oferta de apartamentos disminuyó en un 60% y los precios se dispararon. Cualquiera con dos dedos de frente -menos un comunista-podía haber predicho ese efecto si se frenaba la inversión en construcción y en remodelación.

Mientras tanto, en España el propio gobierno nacional está empeñado en que la estulticia rija en todo su territorio y no en, apenas, una ciudad. El PSOE y Podemos pretenden imponer su doctrina intervencionista y regular los alquileres.

Es inminente la entrada en vigencia de semejante ley. ¿Le cabe duda a alguien de que en pocos meses no habrá en España oferta de vivienda para alquilar? Porque nadie, en su sano juicio, querrá invertir en un país que considere la propiedad privada un “privilegio inmoral”.

Los capitales migrarán hacia Estados donde se reconozca la propiedad como “derecho inalienable”.

Como el comunismo es el reino de la estolidez, y España está gobernada por socialistas y comunistas, allí se acaba de dar un salto cualitativo hacia el precipicio. El gobierno de Islas Baleares decidió que el control de precios de los arrendamientos no es suficiente y en consecuencia ha oficializado el ¡exprópiese! de casas desocupadas.

Los comunistas berlineses y españoles están en una competencia desenfrenada por saber quién cava una tumba más profunda. Los primeros ya están hablando de la “socialización” de todos los apartamentos que pertenezcan a empresas inmobiliarias. Alegan que eso funcionaba muy bien (¿?) en la Alemania comunista. Tanto berlineses como españoles coinciden en otra genialidad -que actualmente rige en Cuba-: la permuta. Consiste en que las personas que vivan solas en una casa amplia se trasladen para una mas pequeña y cedan la suya a familias que necesiten mas espacio.

El discurso zafio y sandio de los comunistas conduce en todas partes al mismo efecto: al imperio de la miseria. 

No debe sorprender que, en pocos días, el socialcomunista Petro salga con una propuesta semejante, poniendo como punto de referencia a Alemania y España.

@IrreverentesCol

Publicado: marzo 10 de 2021