Hace bien el gobierno de los Estados Unidos al mantener a las Farc dentro de su lista de ‘Organizaciones Terroristas Internacionales’, decisión que indica que el gobierno estadounidense mantiene serias dudas respecto de la supuesta desmovilización de ese grupo delincuencial.

Dicha lista fue incorporada en agosto de 1997 y desde el mismo instante de su creación, las Farc y el Eln fueron incluidas junto a grupos como Hizbollah, Hamas y el ‘Frente Popular para la Liberación Palestina’, entre muchos otros.

Independientemente de los acuerdos subrepticios celebrados entre Santos y ‘Timochenko’, el gobierno norteamericano ha mantenido las solicitudes de extradición contra buena parte de los cabecillas de las Farc, por quienes se ofrecen multimillonarias recompensas.

Dos de los jefes más poderosos de las Farc -que fungieron como negociadores en La Habana y que fueron premiados con curules gratuitas en el Senado y la Cámara de Representantes-, ‘Jesús Sántrich’ e ‘Iván Márquez’ jamás abandonaron sus actividades delincuenciales, razón por la que se cuidaron de mantener en la actividad terrorista a buena parte de sus estructuras ilegales, a las que habilidosamente resolvieron presentar como ‘disidencias’. 

Coincidentemente, dichas ‘disidencias’ corresponden a los bloques y frentes que tienen presencia en las zonas donde hay mayor cantidad de cultivos ilícitos.

El senador de las Farc Iván Cepeda –‘Don Iván’- últimamente ha estado muy nervioso. Sus reacciones han sido erráticas y desesperadas, pues además de quedar en evidencia como jefe natural del ‘cartel de falsos testigos’ que delinque desde las cárceles del país, tiene grandes dificultades por cuenta de su cercanía y maridaje con los dos principales capos del narcotráfico de las Farc: ‘Sántrich’ y ‘Márquez’.

En las últimas horas, se ha conocido un video extorsivo en el que un terrorista de las Farc -al mando de ‘Sántrich’ y ‘Márquez’- amenaza a un cultivador de arroz. “Soy Antonio Medina, comandante del ‘frente 28’ de las Farc en Casanare. Le hemos enviado una notificación para que haga presencia, o envíe a un delegado. Esto lo acordaremos por medio de una llamada telefónica para tratar varios temas: uno sería lo laboral, lo social y lo económico. Le agradezco me atienda la llamada…”.

Estamos ante una brutal manifestación de la denominada ‘combinación de todas las formas de lucha’. El senador alias ‘Don Iván’, fungiendo como validador político de las Farc, mientras que sus dos principales aliados –‘Sántrich’ y ‘Márquez’- dirigen desde territorio venezolano las operaciones de narcotráfico y terrorismo. 

Las Farc no siguen intactas. Todo lo contrario: han crecido y consolidado su poder. Parte de sus cabecillas disfrutan de la impunidad que les regaló Santos con la colaboración decidida de alias ‘Don Iván’, ese mismo al que el narco ‘Iván Márquez’ llamaba insistentemente cuando en el senado se estaba discutiendo la ley orgánica de la JEP y el que ejerció una presión demoledora para sacar de la cárcel al extraditable ‘Jesús Sántrich’. Ambos delincuentes son calificados como objetivos de alto valor por la la justicia norteamericana que se ofrece $10 millones de dólares de recompensa por cada uno de ellos. 

Con un poder político indiscutible, sumado a una temible capacidad terrorista, narcotraficante y criminal. Así están, hoy por hoy, las Farc, grupo que goza de la protección de “Don Iván’. La justicia colombiana ha demostrado su falta de voluntad para proceder en contra de ese sujeto, lo que no significa que la de los Estados Unidos, país que tiene en la mira a las estructuras narcotraficantes -incluidos sus aliados políticos-, adopte una actitud similar.

@IrreverentesCol

Publicado: septiembre 3 de 2020